Celacantos

Los celacantos son animales difíciles de avistar, pese a que pueden llegar a medir hasta 2 metros de longitud y pesar 90 kg, ya que viven en profundidades de entre 150 y 700 metros y raramente se acercan a la superficie. 
De hecho, los fósiles recogidos de esta especie tenían 400 millones de años y se suponía que se había extinguido hace 65 millones de años… Hasta que se encontraron especímenes vivos en 1938.

Para hacernos una idea de la escala. Fuente: mnh.si.edu
Aunque su cabeza es muy grande, su minúsculo cerebro sólo ocupa un 1.5% de la cavidad craneal. El 98.5% restante está lleno de tejido adiposo, o sea, grasa. La cantidad reducida de neuronas se pone de manifiesto en este vídeo.

SPOILER: no es un animal entretenido de ver.

Y aquí otro en el que aparece un ejemplar de celacanto haciendo lo que mejor se le da: mantenerse más o menos estático contra la corriente.

Dejando de lado su cerebro atrofiado, lo curioso de esta especie es que sus cuatro aletas la relacionan genéticamente con los tetrápodos (criaturas con cuatro patas) y durante un tiempo se creyó que el celacanto era el eslabón perdido entre los peces y los primeros animales que salieron a la superficie caminando a cuatro patas.
“Me faltará cerebro, pero aletas me sobran”


Pero, no: estudios genéticos llevados a cabo por un un equipo de internacional, publicados en la revista Nature, han demostrado que el celacanto es una rama evolutiva diferente y que los animales terrestres provienen de los peces pulmonados (a su vez descendientes de algunos tetrápodos como el Panderichtys), las primeras criaturas en ser capaces de respirar aire

Línea evolutiva de diferentes especies de tetrápodos.

Pese a llevar tanto tiempo existiendo, los celacantos han pasado casi 400 millones de años prácticamente sin evolucionar. Se cree que esto es debido a que, en las profundidades a las que viven, no tienen competencia directa ni depredadores importantes. Por suerte, tampoco tienen valor comercial para los seres humanos ya que, al parecer, su carne desprende una sustancia aceitosa que le da un sabor asqueroso.

Un pensamiento en “Celacantos”

Deja un comentario