Esfinge

En el antiguo Egipto había más cosas aparte de pirámides y señores con perillas muy largas: un objeto diferente que, pese a no estar tan clavado en nuestro subconsciente, es más misterioso que los montones de rocas que lo rodean.

    Fotografía de la esfinge a medio excavar, entre 1867 y 1899. Fuente: wikimedia commons.

Hemos estado leyendo una teoría del autor Robert Temple (aparece citada aquí en wikipedia y aquí su artículo original) que nos ha gustado mucho. Tiene varios argumentos que apoyan su teoría de que la esfinge no es un león con cabeza humana, como parece estar anclado en la cultura popular. 

En primer lugar, hablemos de su cara.

Pese a que se da por hecho que representa al faraón Keops o a Kefrén, Robert Temple argumenta que no se parece mucho a ninguno de ellos.

Keops es un caso perdido y Kefrén 
tiene un aire, aunque es difícil de decir.

Por suerte, ese era el argumento menos sólido del autor y ha basado parte de su teoría en los textos del arqueólogo alemán Ludwig Borchardt, que estuvo por la zona cuando la esfinge aún no había sido desenterrada y sólo emergía la cabeza por encima de la arena, lo que posibilitaba una observación detallada del rostro del monumento. En su descripción dejaba constancia de que los ojos de la esfinge tenían representados a su alrededor líneas de maquillaje, lo que no es propio del Imperio Antiguo (período en el que vivieron Kepos y Kefrén), sino del Imperio Medio.

     Imagen original, aquí.

Al investigar sobre el tocado que lleva la esfinge en la cabeza, el mismo Borchardt descubrió que los patrones que lo adornan no son propios del Imperio Antiguo, sino también del Imperio Medio, por lo que todo sitúa la cabeza en este último periodo, más reciente.
Pero, claro, esto se teorizó cuando sólo asomaba la cabeza por encima de la arena y no se había visto el cuerpo. Al desenterrar el resto del monumento, este se dató en la época del Imperio Antiguo y de alguna manera se asumió que la estatua entera pertenecía a ese periodo y que Borchardt estaba diciendo tonterías. Nadie parecía plantearse seriamente que una parte del monumento pudiera haber sido modificada más adelante, siglos después de su construcción.

Y, ahora, la siguiente cuestión: el cuerpo y su relación con la cabeza. Como puede verse en la imagen, la cabeza es ridículamente pequeña para una mole tan grande.

    Fuente: wondermondo.com

Otra cosa que Robert Temple menciona es que, si esto fuera un león, no tendría la espalda plana, poseería algún tipo de melena y su pecho no sería plano como el que tiene la figura. Vaya, que se parecería a alguna otra esfinge egipcia, como la de Hasthepsut.
La susodicha.
Entonces, si no se trata de un león, ¿Qué bicho representa el cuerpo?
Un animal que sí que reúne estas características en su cuerpo es una especie extinta de perro salvaje que habitaba la zona (algo entre este perro y este chacal) y que aparecía en la mitología egipcia como Anubis, dios asociado con la muerte y la resurrección que guiaba a los espíritus hacia el otro mundo, por lo que se consideraba el guardián de las necrópolis (del griego “necros-“, muerte y “-polis”, ciudad, todo junto equivale a “la ciudad de los muertos” o lo que hoy en día llamamos cementerios).
Lo que sugiere Robert K. G. Temple es que el monumento fue originalmente erigido como una estatua dedicada a Anubis, que tendría que guiar y proteger las almas de todos los enterrados en la necrópolis de Guiza. De ser así, el monumento hubiera tenido un aspecto mucho más impresionante:
         Crédito: Robert Temple.
Después de una serie de disturbios durante el primer periodo intermedio, una época en la que el poder estuvo descentralizado, el hocico de la estatua y sus orejas fueron destruidos en actos vandálicos y no podían ser reparados porque se estaban esculpidos en la roca de una sola pieza, así que el faraón que precedió al desastre decidió que podría grabar su cara en el muñón que había quedado para hacer el monumento algo más agradable a la vista.


No somos expertos en arqueología, pero nos parece que los argumentos tienen sentido. Si no os convence la idea, adjuntamos una imagen del autor.

8 pensamientos en “Esfinge”

  1. nose.. en la foto de la comparacion de esfinges de león, si te fijas en la cola como que le sube por su lateral derecho, se da en los dos casos, una cola asi de “flacida” no es propia de los perros y si de los leones, luego que hayan hecho algo con la cabeza, ni idea

    1. Si miramos las imágenes de Anubis, podremos notar como su cola es “flácida” como tú lo dices. Claro, no es propia de los perros de la era actual, pero, al ser un animal ya extinto, su cola podría ser así.

  2. Tal vez siempre fue un león, tal vez tuvo la teoría sea correcta, pero tenia antes la cabeza de otro emperador que fue destruida y reemplazada como se piensa

  3. Lo que los egipcios hicieron fue hacer un muchas estatuas, piramides,y luego solo se quedaron con los brazos cruzados al ver al mundo intentar saber por que lo hicieron.

Deja un comentario