Los restos del cometa ISON no representan ningún peligro

Hace un mes, en esta entrada, hablábamos del cometa ISON y su color verdoso relativamente poco habitual. Como viene siendo tradición, aparecieron catastrofistas afirmando que este cometa iba a impactar contra la Tierra, pero el cometa se desintegró al pasar demasiado cerca de la superficie del Sol (hubiera quedado muy bien si le hubieran llamado Ícaro desde el principio) antes de volver hacia el lugar de donde había venido (los confines del sistema solar), como puede verse en esta imagen:

Crédito: ESA/NASA/SOHO/SDO/GSFC.

 

En la imagen aparecen las diferentes fases del cometa después de pasar por detrás del sol. Como se puede observar, después de rodearlo, su brillo va disminuyendo y su cola reduciéndose hasta desaparecer, señal de su desintegración.
Al dejar de brillar, el estudio directo de los pedazos en los que el cometa inicial (de unos 5 kilómetros de diámetro) se dividió resulta un poco complicado y, cómo no, los conspiranoicos han vuelto a frotarse las manos de nuevo al ver que podían inventarse otra mandanga con las que mantener las visitas de sus páginas web.

La cuestión es habíamos leído que más o menos en estas fechas los trozos del cometa pasarían por encima de la órbita de la Tierra (MUY por encima, como luego os mostraremos) y queríamos saber si en fin de año íbamos a poder observar alguna lluvia de estrellas, así que el otro día mandamos un e-mail a nuestros amigos la Agrupación Astronómica de Ibiza (a quienes podéis seguir en Facebook haciendo click aquí) porque son verdaderos profesionales y están muchísimo más familiarizados con el tema. Su respuesta ha sido tan completa que la transcribimos [y añadimos alguna puntualización entre corchetes]:Definitivamente no creo que haya ningún tipo de riesgo con los restos de ISON. Te paso un vídeo de la NASA [http://youtu.be/eSYxvUWwVk] que, si bien tiene cierta antigüedad, (es de abril de 2013, cuando el cometa estaba entre Júpiter i Marte), considero que tiene suficiente vigencia porque habla del estado del cometa en su camino de ida [hacia el sol], que es el “segmento de órbita” que nos interesa. En él, se habla de las partículas que estaba soltando ISON, sus características i dimensiones (muy pequeñas), y explica que no supondrán ningún problema ni para los satélites artificiales ni para la Estación Espacial Internacional (y mucho menos para el planeta). También anticipa que pasaremos cerca de estos restos a mediados de enero, y que por si acaso unos días antes los astronautas de la estación espacial adoptarán una serie de protocolos.

No he encontrado ninguna otra referencia a los restos de ISON ni a sus potenciales problemas; de hecho, la NASA ha reducido la cadencia de noticias sobre ISON desde hace tiempo, supongo que porque al desintegrarse ha perdido interés. Como es obvio, soy de los que piensan que si hubiese algo interesante o peligroso en un futuro cercano, la NASA avisaría: a parte que el escenario según el cual la NASA puede ocultar una información tan burda sin que ninguna otra organización del mundo (como la ESA) llegue a las mismas conclusiones por sí misma, sólo es propio de las películas de Hollywood.

Yo creo que a parte del trabajo de los conspiranoicos habituales, lo que está habiendo es una mala interpretación de ciertas afirmaciones. Dos ejemplos:

– En esta web [http://www.taringa.net/posts/paranormal/17273865/Nasa-los-restos-del-cometa-Ison-chocaran-con-la-Tierra.html] se habla del peligro de los restos de ISON. Presenta el título ominoso de: “NASA; los restos del cometa ISON chocarán contra la Tierra”, y en cambio entre sus fuentes está el mismo vídeo que te he pasado y que de peligro, no dice ni pío, todo lo contrario. Eso sí, insertar el vídeo sirve de excusa para poner “NASA” en el título del texto, y el que no sepa inglés se quedará con la versión de estos freaks. Puede que ni ellos mismos entiendan el inglés.

-En esta otra noticia [http://www.abc.es/ciencia/20131231/abci-enero-fecha-limite-para-201312311239.html], el ABC mezcla realidades diferentes: la fecha del 16 de marzo como la de máxima proximidad de nuestro planeta a la órbita de ISON, pero confundiendo si se trata del camino de ida [hacia el sol] o de vuelta. El periodista defiende que este día “la roca debería pasar rozando el plano orbital de la Tierra y, si algo ha quedado de ella, se hará visible”, cuando el realidad en ese momento estará muy por encima de la eclíptica [el plano en el que están contenidas las órbitas de los planetas].

En fin, los cometas siempre han generado esto (en este hecho está el origen de la expresión “desastre” [del griego, astros, estrella]. Antes de la visita del Halley del año 1911, llegaron a venderse pastillas contra el cometa y máscaras antigás… La lástima es que pasan las décadas, las personas estamos (supuestamente) más informadas y somos más ilustradas, pero los apocalípticos no faltan, ni tampoco las personas que les hacen caso.

En resumen: no creo que se produzca ni tan solo una lluvia de estrellas, pero en todo caso este sería el máximo efecto de los restos de este cometa. Y si me equivoco, puedes presentar una reclamación aquí mismo.

Para rematar el mensaje, añadimos la órbita de ISON desde dos perspectivas diferentes.

 

En la figura de la derecha, que es la vista que estamos más acostumbrados a ver de nuestro sistema solar, tiene pinta que ISON pasa cruzando las órbitas de los planetas y, por tanto, podría parecer una posible amenaza para cualquiera de ellos. A la izquierda, en cambio, vemos que la órbita del cometa está inclinada, por lo que en ningún momento se cruza con la de los demás.

Además, el punto en el que el cometa se hubiera acercado más a la Tierra si hubiera sobrevivido a su paso por detrás del sol estaría 65 millones de kilómetros por encima de la órbita de nuestro planeta. Teniendo en cuenta que los pedazos más grandes en los que ISON se haya dividido no se pueden alejar demasiado de su órbita inicial (la misma cantidad de material debería alejarse en dirección contraria, manteniendo el centro de masas), esta distancia es más que suficiente para asegurar que ningún pedazo va a chocar contra nosotros.

Un pensamiento en “Los restos del cometa ISON no representan ningún peligro”

Deja un comentario