“Estrellas (de mar) emplumadas”

Los crinoideos (del griego krinon, “lirio”, y eidos, “forma”) son unos animales que viven a profundidades de hasta 6.000 metros. Mientras algunas de las especies pasan la vida ancladas al fondo marino, la mayoría no sufren la condena de permanecer pegadas al suelo para siempre y, al alcanzar la madurez, empiezan a nadar.

En el siguiente vídeo se puede ver por qué se les llama también “estrellas emplumadas”.

Gracias al registro fósil sabemos que estos animales fueron muy abundantes en el océano en el paleozoico, aunque hoy en día tan sólo quedan unas 600 especies. Son equinodermos, como las estrellas de mar o los erizos de mar, y tienen esqueletos internos formados por pequeños nódulos calcáreos.

En el siguiente vídeo, una zona llena de crinoideos (aunque en el vídeo les llamen incorrectamente “arañas marinas”) en las frías y profundas aguas antárticas.

Sus brazos capturan las pequeñas partículas de comida que flotan en el agua y contienen unos tubos que la dirigen hasta la boca del animal, situado en el centro… Junto al ano. Sí, es poco apropiado para un ser relativamente majestuoso como este, pero su boca y su ano están situadas uno al lado del otro porque su sistema digestivo es, en resumidas cuentas, un tubo en forma de “U”.

Deja un comentario