Plantas carnívoras

Las plantas carnívoras siempre me han parecido muy curiosas, aunque no tanto como le parecían al propio Charles Darwin. Un género de este tipo de plantas que crece en Inglaterra, el Drosera (del latín drosos, gota de rocío), le tenía fascinado.

Este es. (Fuente)

Esta planta posee brazos cubiertos de pequeños filamentos recubiertos de una sustancia pegajosa que se repliegan cuando notan el tacto de algún insecto. El insecto queda inmovilizado porque su cuerpo queda rodeado de apéndices pegajosos, no porque la planta tenga una fuerza excepcional. Veamos una foto de un bicho desafortunado desde más cerca:

De paso, se puede ver por qué su nombre está inspirado en las gotas de rocío. (Fuente)

Y aquí podéis ver que la sustancia pegajosa es bastante fuerte:

(Fuente)

Pero, Ciencia de Sofá, ¿Por qué iba una planta a comer bichos, si les basta con un poco de luz y agua para sobrevivir? ¿Por qué esa maldad?

Las plantas necesitan luz, agua, minerales y nutrientes para crecer y mantenerse vivas. Las tres primeras no suelen representar un problema, pero no todos los suelos son ricos en los nutrientes que necesitan las plantas para subsistir (principalmente, compuestos que contienen nitrógeno, potasio y fósforo).

Las plantas carnívoras se encuentran en zonas donde el suelo es pobre en estos nutrientes, como los pantanos o las ciénagas.

Por otro lado, todos los seres vivos estamos compuestos por los mismos elementos así que, aunque el suelo de estos lugares no contenga suficientes nutrientes, sí que hay una gran cantidad de ellos revoloteando por el aire contenidos en el interior de los cuerpos de los insectos. Como las plantas no pueden desenterrarse y ponerse a cazar o moverse hasta un lugar mejor, se han visto forzadas a desarrollar alternativas que les permitieran atrapar esta comida ambulante.

Por eso a lo largo de millones de años, alrededor de todo el mundo, muchas plantas que crecen en ambientes similares han optado por esta solución, cada una por su cuenta, de una manera diferente.

Por ejemplo, tenemos la venus atrapamoscas originaria de una zona pantanosa de unos 100 kilómetros de radio en Carolina del Sur, EEUU.

Las hojas (sí, esas “bocas” son hojas) de esta planta tienen una superficie roja, muy atractiva si eres un bicho, en la que se encuentran varios “pelos” sensibles al tacto. Estos pelos detectan cuándo una presa potencial entra en contacto con ellos y son los que avisan a la planta de que debería cerrar la boca para intentar atraparla. Si la estrategia tiene éxito, el insecto queda encerrado en ella hasta que muere, mientras la planta suelta enzimas que lo descomponen y absorbe los nutrientes de su cuerpo.

También comen ranas pequeñas. De ahí que les llamen “carnívoras” y no sólo “insectívoras”.

Hay que tener en cuenta que la planta no tiene ojos o oídos para ver qué está haciendo la presa que tiene encima así que, para aumentar sus posibilidades de éxito, la planta no se cierra hasta que el insecto ha tocado dos veces sus “pelos” detectores en un corto espacio de tiempo. Así evita pasar el día abriéndose y cerrándose al más mínimo contacto con cualquier cosa, gastando energía de manera innecesaria.

En la otra punta del mundo, las plantas carnívoras del género Nepethes, originarias del suresete asiático, han desarrollado una estrategia distinta para “cazar”.

(Fuente)

Poseen largas lianas, al final de las cuales cuelga una hoja en forma de saco que, en su fondo, contiene un líquido tan pegajoso que incluso retiene sus propiedades si se diluye en agua, algo crucial para las hojas en forma de saco que se llenan de agua cada vez que llueve.

Los colores vivos de las hojas, su olor y su néctar atraen a presas de todo tipo, desde insectos hasta ranas y ratas, que caen al fondo y se ahogan, atrapadas en el líquido. Para dificultar el escape de las presas, la parte interior de la hoja cuenta con una zona muy resbaladiza, otra pegajosa y la apertura está dotada de pequeñas púas.

Una vez ha atrapado algo, la planta produce fluidos digestivos que disuelven lentamente el cuerpo para permitir la absorción de los nutrientes que contiene.

Pero existe una planta carnívora menos conocida que tiene un método muy distinto para conseguir comida. Se trata de la Darlingtonia californica, o lirio cobra (por su forma parecida al animal), nativa del oeste estadounidense.

(Fuente)

Las hojas de esta planta están curvadas y llenas de pequeños parches translúcidos que tienen la finalidad de confundir a los insectos que entran en ellas, ya que actúan como falsas salidas. Los insectos acaban extenuados intentando escapar a través de ellas (si las moscas insisten cientos de veces si se encuentran con un sólo cristal, imaginad lo locas que se vuelven ahí dentro) y caen al interior donde, qué sorpresa, son digeridos por enzimas que los descomponen y bla, bla, bla.

Y aquí acaba bruscamente la entrada de hoy.

4 pensamientos en “Plantas carnívoras”

  1. Si hablamos de plantas hablamos de seres vivos que precisan de otros para su polinización ya sean insectos o el propio viento pero como curiosos son las plantas carnívoras
    que requieren de un especial atractivo para hacerse con sus presas ya sea por color , por su sabor dulce atrayente o incluso por su olor pestilente atrayente para
    insectos que son atraídos por lo que se halla en estado de putrefacción, todo vale si se es atrayente y se consigue su propósito ver más en http://www.floralesvogue.com

Deja un comentario