Respuestas (XLIV): ¿Por qué la Luna se vuelve roja durante un eclipse lunar?

Ayer se produjo un eclipse lunar y debería haber escrito esta entrada sobre ello, pero se me pasó. Antes de que tumbéis la puerta de mi casa con antorchas y tridentes, os diré que no todo está perdido: ¡Los eclipses lunares ocurren cada dos por tres! De hecho, el próximo eclipse lunar tendrá lugar el 8 de octubre de este mismo año. ¡Alegrad esas caras!

Actualización [26/09/2015]: esta es una entrada de 2014, esta vez os he pillado a tiempo para avisaros.

Cuando en el espacio ocurre un eclipse, significa que alguna cosa está bloqueando la luz de otra desde tu perspectiva. Durante un eclipse solar, por ejemplo, la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol.

(Fuente)

Todos tenemos una idea bastante clara sobre por qué ocurre.

Aunque la Luna tiene un diámetro de unos 3.480 kilómetros y el sol de 1.400.000 kilómetros, las distancias que nos separan de cada uno de ellos son las adecuadas para que los dos cuerpos nos parezcan igual de grandes en el cielo. Es por eso que, cuando la Luna sigue la órbita adecuada en el camino del sol, consigue tapar el disco solar y lo único que queda visible es la corona solar (la capa más externa de la atmósfera solar).

Si la Luna estuviera más cerca o fuera más grande, entonces bloquearía toda la luz del sol cuando pasara por delante del sol y el cielo se oscurecería por completo durante un momento.

Si la Luna fuera más pequeña, ocurriría algo parecido a lo que pasa cuando Venus pasa por delante del sol: un intento de eclipse que sólo puede observarse a través de telescopios, ya que desde nuestra perspectiva es demasiado pequeño como para competir con el disco solar.

(Fuente)

Pero, bueno, aquí habéis venido a que os explique por qué la Luna se ve roja y me estoy yendo por las ramas.

La Luna no tiene brillo propio, sino que refleja la luz solar. Este hecho también lo tenemos bastante interiorizado. Durante un eclipse lunar, es la Tierra la que se interpone en entre la Luna y el sol, impidiendo que la luz solar incida directamente sobre ella.

Pero, señor Ciencia De Sofá, si la Tierra le tapa el a la Luna y ésta no tiene luz que reflejar, ¿No debería desaparecer del cielo por completo? ¿Entonces por qué se ve de color rojo? 

Aquí entra en juego un fenómeno llamado refracción. Hablé de él en esta entrada sobre puestas de sol verdes.

La base es la siguiente.

La luz solar está compuesta por varias longitudes de onda superpuestas. Lo que es lo mismo, la luz solar puede descomponerse en varios colores. Es lo que vemos, por ejemplo, cuando la hacemos pasar a través de un prisma y aparecen los colores del arcoiris.

Esto se debe a que cada longitud de onda viaja a una velocidad diferente, siendo la que corresponde al color rojo la más rápida y al violeta la más lenta. Mientras pasan a través de un medio que tiende a distorsionar su trayectoria, las ondas que viajan más rápido se ven menos afectadas que las que se mueven más lentas.

En el caso de la Tierra, la atmósfera es el medio capaz de distorsionar la luz, que desvía cada longitud de onda (o cada color) en un ángulo diferente.

De entre todos sus colores, el rojo es el que menos afectado se ve por el fenómeno. Además, el resto de los colores también son más sensibles a ser dispersados por los componentes químicos que constituyen nuestra atmósfera (como el color azul, por ejemplo, que tiñe el cielo diurno). Esto se traduce en que la luz roja es capaz de recorrer más distancia mientras su trayectoria es curvada en menor medida que la del resto de colores, así que puede escapar de la atmósfera de nuevo por el lado opuesto del planeta, directa hacia la Luna.

La superficie lunar, de un color blanquecino, refleja de nuevo la luz roja hacia nuestros ojos y la vemos con este aspecto sanguinolento.

(Fuente)

 

 

 

Y ahora que sabemos que una Luna roja no es una señal del fin del mundo…

National Geographic dice que si sois fans de Ciencia de Sofá y os gustaría suscribiros a la revista durante un año a un precio irrisorio (23,88€) y encima recibir varios regalos sólo por ser vosotros, podéis hacer click sobre la siguiente imagen que os llevará a la entrada donde os explico la oferta.

4 pensamientos en “Respuestas (XLIV): ¿Por qué la Luna se vuelve roja durante un eclipse lunar?”

  1. Creo que la luz no viaja a distintas velocidades dependiendo de su longitud de onda. Ni siquiera es achacable a que esté cruzando el medio aéreo de la atmósfera. Yo creo más bien que las longitudes de onda más cortas son absorbidas por las moléculas del aire, y luego vueltas a dispersar, lo que le da al cielo ese color azul característico. Las longitudes de onda largas son menos absorbidas, así que continúan hasta la Luna, la iluminan, y de rebote vuelven a la Tierra tiñéndola de color rojo. Es un fenómeno muy similar a la explicación de por qué el cielo al atardecer y al amanecer es tirando a rojizo.

  2. Muy buenas Jordi y ante todo felicitarte por tu blog y por tu libro.

    Creo que tienes un error, o bien en la web o bien en el libro, te explico.

    En la web explicando por qué la luna se ve roja en los eclipses y hablando de la refracción escribes:

    “En el caso de la Tierra, la atmósfera es el medio capaz de distorsionar la luz, que desvía cada longitud de onda (o cada color) en un ángulo diferente.

    De entre todos sus colores, el rojo es el que menos afectado se ve por el fenómeno. Además, el resto de los colores también son más sensibles a ser dispersados por los componentes químicos que constituyen nuestra atmósfera (como el color azul, por ejemplo, que tiñe el cielo diurno). Esto se traduce en que la luz roja es capaz de recorrer más distancia mientras su trayectoria es curvada en menor medida que la del resto de colores, así que puede escapar de la atmósfera de nuevo por el lado opuesto del planeta, directa hacia la Luna.”

    Sin embargo en el libro, pag. 96, lo explicas al revés.

    “Se debe a que la luz de cada color es refractada por el agua en un ángulo diferente: las longitudes de onda más largas (colores rojizos) son desviadas en ángulos mucho más cerrados que las longitudes de onda cortas (colores azulados).
    ……. La luz del sol pasa a través de la atmósfera, que la separa en los colores fundamentales y desvía los tonos más rojizos hacia el interior de su sombra, mientras que los otros se dispersan por resto del espacio.”

    Incluso las ilustración del libro es al revés que la que tienes aquí.

Deja un comentario