La cara oculta de los delfines

Alguien tenía que decirlo. No es fácil aceptarlo, nos los han vendido muy bien: juguetones, amigables, cariñosos… Casi como unos seres humanos acuáticos muy empalagosos. Pero hay que quitarse esa imagen de la cabeza y aceptar la realidad: los delfines, salvajes o en cautividad, no son los angelitos que aparecen en las películas. De hecho, pueden llegar a ser tan cabrones como nosotros.

¿Conocéis la expresión “el hombre es el único animal que mata por diversión“? Bueno, pues no nos creamos tan especiales.

En las orillas del Reino Unido aparecen animales varados con frecuencia. Las marsopas (un tipo más pequeño de delfín), en especial aparecen muertas en las playas en grandes números comparadas con otros mamíferos marinos, ya sea porque mueren de hambre, de tuberculosis o se han ahogado después de ser accidentalmente capturadas por redes de pesca. Pero la causa más común de la muerte de estos animales es “trauma físico provocado por delfines de nariz de botella.

Esto son marsopas. algo más pequeñas que los delfines y con más cara de buenas personas. (Fuente)


Lo que tenía a los biólogos marinos intrigados respecto a estos casos es que, después golpearlas y morderlas durante una hora, los delfines no se comen a las marsopas, así que no se trata un recurso desesperado para alimentarse.Tampoco es que los delfines estén intentando eliminar la competencia por la comida, ya que los dos animales comen peces distintos.Un testimonio de lo violentos que pueden ser los delfines puede verse en este enlace del Dailymail (debo advertir para los más sensibles que hay contenido gráfico, aunque peores cosas se ven en una pescadería).

Pero los delfines de nariz de botella no sólo se dedican a incordiar a las marsopas. Algunas veces la toman con otras especies de delfín y, más a menudo, matan a las crías de su propia especie.

¡Qué horror! Los delfines… ¡Mis delfines! ¿Por qué matan a sus hijos? ¡Seguro que de alguna manera es culpa del ser humano!

Se cree que su comportamiento es similar al de los leones o los osos que, tras eliminar a los machos de una camada, matan a las crías que quedan de sus rivales. De esta manera, las hembras vuelven a entrar en celo y los machos nuevos pueden tener descendencia propia.

Es una lástima lo que hacen con sus crías pero, bueno, supongo que es cosa de la naturaleza… Pero, ¿por qué están matando a las pobres marsopas? 🙁

Los científicos barajan varias hipóstesis. Por un lado, se piensa que atacan a animales más pequeños por entretenimiento (como un gato puede matar ratones o lagartijas) y, cuando mueren, simplemente pierden el interés. También sugieren que las matanzas de marsopas son una especie de entrenamiento para aprender a matar a sus propias crías (lo que les subiría un nivel más en la escala de maldad) o que lo hacen por estrés o pura frustración sexual.

…Y hablando de frustración sexual (no existe ningún tema que empiece por esta frase que pueda acabar bien): durante la época de apareamiento los delfines pueden volverse, por poner una palabra suave, “agresivos“. Cuando un grupo de machos no tiene éxito buscando pareja, pueden llegar a juntase dos o tres de ellos y, mediante golpes y movimientos y sonidos amenazantes, coaccionarla durante días mientras se aparean con ella forzadamente.

Mis recuerdos de infancia empiezan a oscurecerse.

¿Y a qué viene todo esto, Ciencia de Sofá? ¿Qué te han hecho los pobres delfines?

Leyendo sobre estos animales he terminado en una página que me ha puesto de muy mal humor. Explica que los delfines tienen una energía especial que es capaz de provocar una “curación emocional y despertar espiritual” en los humanos… Y te ofrecen la posibilidad de ir con los delfines a curarte espiritual y emocionalmente (a cambio de sumas desorbitadas de dinero, por supuesto). Como si fueran una herramienta que está disponible para tu uso cuando te da la gana, vaya.

En primer lugar, los delfines no son una mascota. Los delfines comunes pueden medir más de 2.5 metros y pesar casi 250 kilos, además de tener unos dientes bien afilados. Más grandes que estos son los delfines de nariz de botella, con hasta 4 metros y un  peso de hasta 650 kg (como curiosidad, las orcas asesinas también son familia de los delfines y miden hasta 10 metros y pesan 5.5 toneladas).

De hecho, la creciente interacción humana con los delfines (porque tenemos esa imagen idealizada de ellos) ha desencadenado varios ataques por parte de estos animales, tanto por ejemplares salvajes como en cautividad, desde mordiscos, pasando por intentos de ahogamiento tirando de buceadores hacia el fondo o incluso… Bueno, dejo este fotograma como pista:

Si os interesa el resto del vídeo, podéis verlo en este enlace en su contexto original.

Nadar con delfines está tan de moda que en algunos lugares del mundo tiene efectos negativos. En Zanzíbar, por ejemplo, los delfines están tan estresados que cuando aparecen los barcos de turistas pasan de descansar un 38% del día a un 10% y de estar en movimiento un 33% del día a un 77%, ya que intentan huir de los barcos de turistas que no paran de llegar. Esto limita el tiempo que pueden pasar cazando por lo que, aunque se mueven más, consumen menos calorías. De la misma manera, las constantes huidas llegan a interferir negativamente en las épocas de cría.

Este tipo de iniciativas espirituales sin fundamento (hablando en términos técnicos, los estudios que se han realizado indican que la “delfinoterapia” no es más efectiva para aliviar los efectos de la depresión que la de otras mascotas, como perros o gatos) no hacen más que abrir las puertas a una mayor cantidad de público para incordiar a un grupo de animales que de por sí está siendo influido negativamente por el turismo.

Pero lo que aún me ha puesto de peor humor es un lugar llamado “The Sirius Institute”, que defiende y (dice que) organiza partos en el agua durante los cuales la madre y el bebé recién nacido están rodeados de delfines salvajes. Creo que, con lo que hemos visto hasta ahora, no podría existir una idea peor.

Esta institución, por llamarla de alguna manera, estuvo un tiempo proclamando a los cuatro vientos que, 45 minutos después del parto, las madres y los bebés recién nacidos estaban jugando con los delfines y que incluso estos animales eran los que sacaban a los bebés a la superficie para que respiraran por primera vez. No contentos con eso, también decían que los delfines acuden a las zonas donde están las mujeres de parto y las masajean para tranquilizarlas. Por supuesto, no tenían ninguna prueba de ello y las clientas que acudían al centro (para realizar otras actividades) que fueron entrevistadas negaron haber tomado parte siquiera en estos partos. Todo una patraña para intentar pescar a algún cliente, vaya.

Bueno, vale, ¿Y qué quieres decir con toda esta entrada? Venga, dime, que tengo cosas que hacer.

No digo que los delfines sean malos, ni que haya que tenerles miedo sino que son animales salvajes y que, como tales, hay que tenerles respeto. Aunque a nosotros se nos cae la baba por ellos, ellos no siempre tienen ganas de nadar con nosotros y que les hagamos carantoñas.

20 pensamientos en “La cara oculta de los delfines”

  1. me parece que hay que revisar la frase Esto limita el tiempo que pueden pasar menos tiempo cazando por lo que, aunque se mueven más, consumen menos calorías. –

  2. Leyendo esta entrada he aprendido dos lecciones muy importantes para mi vida: primero, que las marsopas son buena onda porque… em… son victimas, y las victimas son buenas siempre (?); y segundo, que Flipper era un asesino violador cuando estaba sexualmente frustrado, y que si ve que la esposa de uno está dando a luz, no le dará un masaje relajante ni usará sus poderes mágicos para hacer levitar a su hijo.

    Ya, hablando más en serio, muy buena entrada, como siempre~

    1. ¡Que cantidad de estupideces opinan y mucho mas este articulo en el que quieren hacer ver a esta especie como asesinos, no puedo entender al “cientifico” que escribe este articulo casi como la prensa cuando trata de destruir a alguna figura publica, un poco mas y este “cientifico” quiere hacer leyes submarinas, se cree Neptuno!!! pienso que el hombre ha aprendido mas de la naturaleza que lo que le aporta su sabiduria nos ha permitido sobrevivir en circunstancias adversas, pero si de criminales se trata en eso somos los mas despiadados campeones y sadicos ademas de manipuladores geneticos patologicos, creo que este señor es un comediante y deberia entender las leyes que rigen la naturaleza y tener un poco de respeto, no somos los dueños del planeta, somos parte de el y lo unico que hacemos es contaminarlo y asesinar y desaparecer miles de especies estamos en deuda eterna con las ellos, hay mucha ignorancia aun en la humanidad esperemos que la peor especie evolucione pronto antes que termine consigo misma
      y el resto del mundo!!!

  3. Estoy un poco decepcionado, yo esperaba un artículo en que nos demostraras por qué hay que matar a los putos delfines a palos. Eso o, en su defecto, los que aseguran que son más listos que los humanos (más que ellos sí, eso es seguro, pero no todos nos informamos vía RT), lo cual explicaría por qué escribo esto desde una pecera y debo interrumpir este comentario para hacer un rato el gilipollas, a ver si el delfín que me cría me da un pescado.

    PD: Por favor, pon una advertencia avisando de que alguno de tus lectores también es muy violento y que, como alguien comente el episodio de los Simpson en que los delfines vuelven a la superficie, va a arder Troya.

  4. Me gusta cuando dices que pueden ser tan cabrones como nosotros.
    A los niños les gusta quemar hormigas y se putean entre ellos con una crueldad brutal y también decimos que son seres inocentes.

    Los gatos parece que matan a sus víctimas sin saber muy bien lo que hacen, porque su reacción frente a una lagartija o frente a un ovillo de lana es básicamente la misma.
    En cambio, estos delfines parece que eligen su víctima y no parece que estén jugando. Tal vez sientan curiosidad ante la vida y la muerte o tal vez vean a otros animales parecidos pero “inferiores” y, por tanto, se sienten con el deber de exterminarlos.

    ¿Puede ser la crueldad un signo de inteligencia tal como reconocerse en un espejo o reconocer palabras?

  5. Todos los años los delfines salvan en el mundo a unos 1.500 náufragos y buzos. Los peores asesinos somos nosotros, creo que antes de hablar de ellos hablemos de los seres humanos. Saludos.

    1. generalizas positivamente a los delfines y negativamente a los humanos… también hay seres humanos buenos en este mundo, es nuestra propia inteligencia la que nos hace dependientes de diversión, entretenimiento y otras cuestiones que van mas allá de las necesidades básicas (sin afectar a nadie)… en el caso de los delfines es similar, pueden tener actitudes buenas pero en ellos existe una gran inteligencia que los orilla a ciertas cosas (el sexo por placer, la matanza por diversión)

    2. eso si, definivitamente,,, creo que los seres humanos somos los peores asesinos,,, y creo que no deberiamos de satanizar tanto a los delfines,,, la graaan mayoria de animales son asesinos por naturaleza

    3. Vaya joyita de comentario… distorsion cognitiva por donde se mire. Supongo que tu mataras personas cada tres por tres… ¿Si te cabrea tanto la humanidad y tu condicion de humano no es el suicidio una buena opcion?

      Esta costumbre cada vez mas comun de santificar a los animales y demonizar a los humanos, humanizacion, generalizacion e inferencia arbitraria por doquier

  6. Supongo que con los delfines pasa como con los humanos, el carácter varía mucho de un individuo a otro, unos salvan a humanos y focas y otros se comportan como matones. A unos les gusta estar en grupo y otros prefieren nadar en solitario, esto último no lo digo como dicotomía entre el bien el mal, no es malo ser independiente (sería de alabar si tu ex grupo se dedica al matonismo), sino como ejemplo de diferencia de carácter.

  7. Son animales salvajes, no quiere decir que sean malos. Simplemente atienden a su naturaleza e instinto.
    ¿Nosotros podríamos ser los culpables de cambiar esa actitud condescendiente con el ser humano al invadir sus territorios e iniciar con una caza indiscriminatoria? … Sin lugar a dudas.
    Una simple opinión.
    Bendiciones.

    1. Vale, por tu logica en nosotros tampoco hay maldad, nuestro pariente mas cercano a demostrado ser bastante violento por naturaleza lo que apunta a que nuestro comportamiento es instintivo y ya esta.

      Hace falta leer mas y mejor… de una brincan con la clasica “todo es culpa del hombre” cuando el tema va de que el delfin como CUALQUIER PUEÑETERO animal sobre la tierra no es un juguete ni un osito de peluche y que al igual que nosotros PUEDEN actuar por mera crueldad y asesinar por placer. PUNTO

    1. Como dicen por alli la ignorancia es atrevida… has visto documentales? has tratado con animales salvajes, has tratado con delfines salvajes… quien hace generalizaciones eres tu, por haber visto un par de peliculas y escuchado un par de historias sobre rescates de delfines ya crees que son angeles con aletas y no lo que enrealidad son, animales salvajes a los que hay que respetar y no tratar como como peluches

  8. A aquello que están defendiendo a los delfines a diestra y siniestra y dicen que es mentira si no CE dan cuenta la autora en ningún lado sataniso a los delfines simplemente mostró que como todo animal salvaje es peligroso y no un animal doméstico a raíz de que vio que en algunos lugares ofrecían definoterapia como si no tuviera ningún riesgo lo que ISO fue compartir un conocimiento además no dijo que los humanos dejamos de ser culpables es más mostró que estorbamos como siempre no dejándolos descansar . por otra parte ya se sabe que el ser humano es la especie más abusiva y depredadora y tampoco dijo que TODOS los delfines son malos se centro más que nada en los cuello de botella

    ,además de que iso un post muy entretenido con comentarios chistosos yo como jovi escrivo y ya de por si es muy difícil poner comedia en textos informativos saludos y perdón por las faltas escrivo del celu

Deja un comentario