¿Cómo sabemos el tamaño del sistema solar?

En este nuevo vídeo quería explicar cómo en el siglo XVIII descubrimos que el sistema solar es un lugar mucho más grande de lo que esperábamos, pese a que no contáramos con tecnologías sofisticadas. En los siguientes vídeos hablaré sobre cómo este descubrimiento nos sirvió de base para seguir escalando el resto del universo.

Por cierto, ahora tengo un micro decente, así que espero que el audio sea de vuestro agrado a partir de ahora (lo digo de verdad, no en plan pasivo-agresivo).

Os dejo con mi clon miniaturizado:

 

Los dinosaurios también tenían cáncer

Eh, Ciencia de Sofá, ¿sabes qué?

No, voz cursiva, dime.

El cáncer es una enfermedad moderna creada por el hombre y nunca antes había existido en este planeta.

El escepticómetro se acaba de explotar, pero te voy a dar el beneficio de la duda: ¿de dónde has sacado esta idea?

No me acuerdo bien… Diría que en algún blog con el fondo negro, las letras blancas y el 80% del texto escrito en mayúsculas que repetía mucho la palabra “verdad”.

Entonces creo que me veré obligado a discrepar.

En internet se pueden encontrar todo tipo de historias conspiranoicas sin fundamento que giran alrededor de cualquier tema relacionado con la salud. Este tipo de información es peligrosa porque es capaz de hacer que la gente tome decisiones terribles, como dejar de vacunar a sus hijos… Algo que puede tener consecuencias trágicas.

Pero hay una clase de charlatanes especialmente despreciable:  los que se dedican a inventar conspiraciones con las que asustan a los pacientes de cáncer que están desesperados, con el objetivo de alejarlos de la medicina y venderles sus “remedios alternativos” que no tienen fundamento alguno. ¿Cómo iban a vender un producto que no funciona, si no es con engaños?

Un tema que se repite con frecuencia en este tipo de conspiraciones es la idea de que el cáncer es un invento moderno o una enfermedad creada por el hombre así que hoy quería desmentir estas ideas y, de paso, hablar de algunas cosas que me han parecido interesantes.

En primer lugar, “cáncer” es el nombre genérico que se le da a un conjunto de más de 200 enfermedades que provocan la proliferación descontrolada de las células a las que afectan. 

Las células que nos componen no son inmortales, de modo que se tienen que reproducir por mitosis de manera constante para que nuestros cuerpos no se queden sin ellas. La mitosis es el proceso mediante el cual una célula hace una copia de sí misma, como podéis ver en este vídeo.

¿Podemos comunicarnos más rápido que la luz usando el entrelazamiento cuántico?

Hoy toca hablar sobre el entrelazamiento cuántico, uno de esos fenómenos subatómicos que desafían toda lógica y que hacen que mi bandeja de entrada se llene de preguntas imaginativas. Y que conste que no es una queja sarcática, eh, podéis mandarme tantas preguntas científicas como queráis a jordipereyra@cienciadesofa.com.

El entrelazamiento cuántico es un fenómeno que permite que una partícula influencie el estado de otra instantáneamente, por muy grande que sea la distancia que las separa. Por ejemplo, dos partículas entrelazadas podrían estar en extremos opuestos del universo observable y una podría “modificar” el estado de la otra de manera instantánea mientras que, en comparación, un rayo de luz tardaría tardaría 92.000 millones de años en cubrir esa misma distancia.

Sabiendo esto, es normal que muchos me hayáis preguntado si podríamos utilizar este principio para comunicarnos instantáneamente desde cualquier punto del universo… Y creo que ya he recibido demasiados e-mails sobre este tema como para continuar respondiendo “sí, no te preocupes, tengo esa entrada pendiente” y seguir durmiendo tranquilo por las noches, así que ahí va mi intento de explicar por qué el entrelazamiento cuántico no es tan útil como puede parecer a primera vista en el campo de las telecomunicaciones.

El entrelazamiento cuántico es una de tantas propiedades poco intuitivas derivadas de la mecánica cuántica, el campo de la física que se dedica al estudio del comportamiento estadístico del mundo subatómico. Si eso de que las partículas tienen un comportamiento estadístico no os convence demasiado, introduje la historia del desarrollo de esta teoría en el siguiente vídeo (o en este otro artículo, si os da pereza verme hablando apáticamente durante 15 minutos en uno de mis primeros vídeos):

Y, ahora, tanto si habéis visto el vídeo o leído el artículo como si no (aunque lo recomiendo para seguir el hilo de la entrada), veamos con más detalle en qué consiste eso del entrelazamiento cuántico. Para ello, utilizaremos como ejemplo una propiedad que tienen las partículas llamada “spin“.
Seguir leyendo ¿Podemos comunicarnos más rápido que la luz usando el entrelazamiento cuántico?

“Triton”, el invento que NO nos permitirá respirar bajo el agua

El mundo está lleno de personas que tienen muy buenas ideas pero pocos recursos para llevarlas a cabo. Pero ahora, gracias a portales de crowdfunding como Kickstarter o Indiegogo, esta gente tiene más posibilidades de recaudar el dinero que necesitan para sacar sus proyectos adelante. Aunque, claro, en estos mismos portales también se pueden encontrar ideas terribles, pero que están tan bien presentadas que sus autores terminan consiguiendo los fondos que necesitan para llevarlas a cabo.

Pero, por mucho que nos pueda fastidiar ver triunfar una mala idea mientras otras mucho mejores no llegan a recaudar el presupuesto necesario, hay una categoría de proyectos que hacen que la sangre te hierva con un vigor especial: los farsantes que presentan ideas muy atractivas en las que la gente está dispuesta a invertir mucho dinero, pero que no tienen el detalle de informar a sus mecenas de que esas ideas en las que están invirtiendo dinero son conceptos imposibles de realizar.

Y en esa categoría cae Triton, un aparato que, según el proyecto original de 2014, nos permitiría respirar bajo el agua como lo hacen los peces. Lo que están ofreciendo sus creadores son unas “branquias artificiales” que tendrían esta pinta…

¿Es posible que existan galaxias hechas de antimateria?

En este blog he tratado varias veces el tema de la antimateria, como en esta entrada en la que explicaba qué es, en esta otra donde hablaba de los materiales más caros y esta otra en la que mencionaba cuáles son los materiales más mortíferos. Como podréis comprobar si leéis los artículos (guiño, guiño), la antimateria es un material bastante extremo y, por tanto, interesante.

En resumidas cuentas, la antimateria es la versión de la materia ordinaria que tiene propiedades opuestas.

Por ejemplo, los protones que contienen los núcleos de los átomos que componen nuestro cuerpo tienen carga positiva, pero los anti-protones tienen carga negativa. Los electrones tienen carga negativa pero su versión en antimateria, los positrones, tienen carga positiva. También hay antineutrones que, pese a que no tienen carga eléctrica, difieren de los neutrones ordinarios porque su número bariónico es -1 en lugar de +1 (lo sé, lo sé, tengo pendiente hablar de partículas subatómicas).

O sea, que un átomo de antimateria tendría esta pinta:

Y… Bueno, no hay muchas más diferencias. Aunque pueda parecer extraño para un material que parece sacado de una novela de ciencia-ficción, la antimateria en sí no tiene ninguna otra propiedad emocionante. Como explico en mi libro “El universo en una taza de café” (disponible en España y México en librerías y a través de internet, tanto en formato físico como electrónico, guiño, guiño), en su día se pensó que la antimateria podía poseer propiedades antigravitatorias y que tal vez formaba parte de la cola de los cometas. Por supuesto, hoy sabemos que no es así.
Seguir leyendo ¿Es posible que existan galaxias hechas de antimateria?