Respuestas (LXXXIX): ¿Por qué la velocidad de la luz es la que es?

Luis Gonzales me envió un correo electrónico preguntando por qué la velocidad de la luz es la que es (299.792,458 kilómetros por segundo). Dicho de otra manera: ¿por qué existe la velocidad de la luz? ¿Por qué no se propaga más rápido o más despacio? ¿Existe alguna variable que determina que la velocidad de la luz sea precisamente esa?

Y me ha parecido una pregunta muy interesante, así que vamos (más o menos) directos al grano.

La luz es una onda electromagnética o, lo que es lo mismo, es una perturbación compuesta por un campo eléctrico y uno magnético que oscilan mientras se propagan por el espacio.

(Imagen original)

Por otro lado, la luz se propaga a velocidades diferentes a través de distintos medios. Por ejemplo, aunque en el vacío alcanza su velocidad máxima de 299.792,458 km/s, la luz atraviesa el agua y el vidrio a “sólo” 225.000 y 200.000 km/s, respectivamente. De hecho, como comentaba en esta otra entrada, se ha inventado un material que reduce su velocidad de propagación hasta los 7.766 km/s mientras pasa a través de él e incluso existen experimentos en los que se han conseguido capturar rayos de luz dentro de un objeto para luego volver a soltarlos.

¡Pero si yo pensaba que la velocidad de la luz era siempre la misma! 

Y lo es, voz cursiva. Las partículas que componen la luz, los fotones, siempre se mueven a su velocidad máxima de 299.792,458 km/s, incluso cuando se propagan a través de un medio que no es el vacío. Lo que ocurre es que, mientras los fotones pasan a través una sustancia, los átomos que se encuentran a su paso los absorben y los vuelven a emitir. Eso significa que la luz pasa unos instantes retenida por cada átomo que se cruza en su camino cuando no se propaga por el vacío y, como resultado, tarda más tiempo en llegar de un lugar a otro.
Seguir leyendo Respuestas (LXXXIX): ¿Por qué la velocidad de la luz es la que es?

Respuestas (LXXXVII): ¿Por qué todos los planetas orbitan el sol en el mismo sentido?

Alberto Caparrós me envió un e-mail hace un tiempo preguntándome por qué todos los planetas del sistema solar giran alrededor del sol en el mismo sentido y si sería posible que un planeta orbitase su estrella en dirección opuesta a los demás.

Es una pregunta muy interesante pero, para responderla, tendremos remontarnos unos 4.600 millones de años hasta la época en la que se estaba formando el sistema solar.

Las estrellas se forman en el interior de densas nubes de gas y polvo que flotan por el espacio. A medida que las regiones más densas de estas nubes se empiezan a colapsar bajo su propia gravedad, su velocidad de rotación va aumentando por la conservación del momento angular (del que hablaba en esta otra entrada). Por tanto, a medida que el gas se comprime para dar lugar a una estrella, ésta hereda la dirección de giro que seguía el material que componía su región de la nebulosa.

Cómo buscar METEORITOS (y, con suerte, encontrarlos)

Ciencia de Sofá vuelve a los vídeos para hablar de una de mis aficiones más infructuosas: buscar meteoritos. La idea de grabar este vídeo apareció tras publicar en Facebook unas fotos de un posible meteorito que había encontrado (que al final no lo era) y ver que muchos estabais interesados en este tema, así que he hecho una especie de “tutorial” para buscar meteoritos.

¡Espero que os guste y, si os aficionáis a buscar meteoritos, os deseo mucha suerte!

PD: De momento, la serie sobre el sistema solar que empecé a finales de año pasado queda parada indefinidamente por falta de tiempo. Esos vídeos necesitaban muchas más trabajo de las que pensé en un primer momento.