Archivo de la categoría: Humanos

Respuestas (LX): ¿Cuánto tiempo tardaríamos en ponernos morenos bajo la luz de la Luna?

Davilleee94 me comentó que su ciudad está sumida en el caos por culpa de las violentas confrontaciones entre dos grupos radicales de ideologías totalmente contrapuestas: los que piensan que te puedes poner moreno si te tumbas bajo la Luna llena durante un millón de años y los que no… O algo así, es una interpretación un poco libre.

El caso es que el concepto detrás de su pregunta me pareció muy interesante: ¿Nos podemos broncear bajo la luz de la Luna? En caso afirmativo, ¿Cuánto tardaríamos?

También dijo que dejó su pregunta en un comentario porque no sabía cómo contactar conmigo. Aparece en la imagen de la barra lateral derecha del blog, pero lo repito por aquí: podéis mandarme vuestras preguntas a jordipereyra@cienciadesofa.com. Por cierto, no respondo a las preguntas que tienen pinta de estar hechas para que os haga los trabajos del instituto que, aunque intentéis disimularlo, se os ve a kilómetros. “Me interesa mucho la respiración celular, ¿podrías hacer una entrada hablando de ello? Si cuando lo escribas no la quieres publicar me lo puedes mandar por aquí“. Claro, por supuesto.

En fin, para responder a la incógnita de hoy habrá que preguntarse primero: ¿Por qué nos ponemos morenos?
Seguir leyendo Respuestas (LX): ¿Cuánto tiempo tardaríamos en ponernos morenos bajo la luz de la Luna?

¿Ha matado alguna vez a alguien el impacto de un meteorito?

¿Qué probabilidades hay de que este año muera en un incidente relacionado con un meteorito? A todos nos atormenta esta pregunta cada vez que celebramos el año nuevo, ¿no? Bueno, pues resulta que son bajas. Muy bajas. Alrededor de 1 entre 74.817.414.

Usando esta tabla podemos hacernos una idea de qué situaciones absurdas y mortíferas tienen una probabilidad similar de matarnos: ser alcanzado por un rayo durante un incendio, ahogarse en una masa de agua natural durante una explosión o ser asaltado por alguien con un objeto afilado mientras viajas en un vehículo tirado por un animal. Aún así, la probabilidad de que te mate un meteorito es un poco más alta que la de ganar el Euromillones (si sólo juegas una vez al año, eso sí).

Pero de vez en cuando la gente gana el Euromillones así que…¿Dónde está toda esa gente que está siendo golpeada por meteoritos?
Seguir leyendo ¿Ha matado alguna vez a alguien el impacto de un meteorito?

¿Por qué no hemos detectado vida extraterrestre? La paradoja de Fermi

Ya lo he repetido unas cuantas veces pero, en respuesta a los e-mails que me siguen llegando, últimamente no tengo mucho tiempo libre para dedicar a Ciencia de Sofá. Esta situación no se alargará para siempre y a partir del mes que viene espero tener menos trabajo y poder volver a escribir más a menudo. Y, por supuesto, tampoco tengo pensado abandonar el blog. Así que, dejando las excusas de lado, vamos al lío.

Galaxias a 8.000 millones de años luz de distancia, captadas por el telescopio espacial Hubble. (Fuente)

Ante nada, esta entrada está basada en este artículo en inglés de Tim Urban para la página WaitButWhy que me gustó mucho y creo que merecía ser expuesto en castellano

No es raro ver en documentales y artículos gente afirmando que el universo está lleno de vida. Al fin y al cabo, se estima que sólo en nuestra galaxia existen entre 200 y 400 mil millones de estrellas alrededor de las cuales orbitan unos 100 mil millones de planetas. A su vez, se cree que existen entre 100 mil millones y 200 mil millones de galaxias. Tirando por lo bajo, eso significa que deberían existir entre 100 trillones y 10.000 trillones de estrellas en el universo, acompañadas por un número parecido de planetas.

La propia inmensidad de estos números parece obligarnos a suponer que por narices tiene que existir vida ahí fuera. Al fin y al cabo, por muy improbable que sea que la vida aparezca en un planeta, existen tantos mundos más allá de nuestro sistema solar que lo mismo que ha pasado en la Tierra debería haber ocurrido en algún otro sitio… ¿No?
Seguir leyendo ¿Por qué no hemos detectado vida extraterrestre? La paradoja de Fermi

El discurso que tenía preparado Richard Nixon por si la misión Apolo 11 a la Luna fallaba

La entrada de hoy es meramente anecdótica y la publico porque hay un documento de las bibliotecas presidenciales de Estados Unidos (lo podéis ver haciendo click aquí) que me ha parecido emotivo, dado el contexto histórico y la dificultad de la misión.

En él está escrito el discurso que hubiera pronunciado el presidente Richard Nixon ante millones de espectadores si la misión Apolo 11, que tenía como objetivo aterrizar en la superficie de la Luna y traer de vuelta a Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin sanos y salvos, hubiera fracasado.

Llevar a un par de personas hasta nuestro satélite y, más importante, sacarlas del satélite, era una misión que no estaba exenta de riesgos. De hecho, el peligro era tan real que el presidente tenía preparado un discurso en caso de que el Apollo 11 no fuera capaz de abandonar la superficie lunar y los dos astronautas se quedaran atrapados en la Luna, sin posibilidad de recibir ayuda, hasta morir de sed y hambre.
Seguir leyendo El discurso que tenía preparado Richard Nixon por si la misión Apolo 11 a la Luna fallaba

¿Quién construyó las líneas de Nazca?

Si paseas por el desierto de Nazca, en Perú, podrías encontrarte con una zanja poco profunda que se pierde en el horizonte. Si la sigues, a lo mejor llegarás a un punto donde ésta se cruce con otra línea interminable (o varias). Tal vez incluso encontrarás otras líneas que no se pierden en el horizonte, pero que describieran curvas que parecen formar alguna figura.

A lo mejor todos estos dibujos en el suelo te dejarían tan intrigado que alquilarías un helicóptero (suposiciones extremas) y al ganar altura te encontrarías con esto:

Este mono mide unos 93 metros de longitud. (Fuente)

Estas formas dibujadas en su superficie por los antiguos habitantes del desierto de Nazca, entre el siglo III a.C y el IX d.C, son la razón por la que el desierto se ha vuelto célebre.
Seguir leyendo ¿Quién construyó las líneas de Nazca?

¿Por qué hay zurdos y diestros? Teorías y mitos.

Los zurdos representan entre el 5% y el 30% de la población (según donde mires) y, con un par de excepciones**, han sido mal vistos por todas las civilizaciones que han existido. Cualquiera diría que lo que más ha tenido en común el ser humano durante la historia, fuera cual fuera su religión o cultura, es la manía con los zurdos.

En nuestra lengua, un ejemplo claro es la palabra “siniestra” para referirse a la mano izquierda.

En sus orígenes, esta palabra significaba simplemente “izquerda“. Viene del latín sinus, que corresponde a bolsillo, ya que las togas solían tener sólo un bolsillo en la parte izquierda. Así que la siniestra era simplemente la mano del bolsillo. Era la mano mala y la derecha seguía siendo considerada la correcta, pero no había malas intenciones tras el término. No fue hasta la época clásica latina (75 a.C. a 300 d.C.) cuando el adjetivo siniestro empezó a utilizarse para referirse a cosas malvadas y oscuras.

Pero dejemos del lado las palabras: ¿Por qué parece que ser diestro es tan prevalente, independientemente del lugar o la época en la que hayas nacido? Como tenemos dos manos, ¿La proporción de diestros y zurdos no debería ser, más o menos, del 50%?
Seguir leyendo ¿Por qué hay zurdos y diestros? Teorías y mitos.

National Geographic tiene una oferta para los lectores de Ciencia de Sofá

Resulta que National Geographic está tirando la casa por la ventana, ofreciendo suscripciones anuales con un 39% de descuento. Las 12 revistas ahora sólo valen 35,95€ y, encima, incluyen 6 ediciones especiales sobre matemáticas.

¡Eh, esperad! ¡No os vayáis! Dejadme enumerar unos cuantos pros y contras de la suscripción a esta oferta de la revista National Geographic:

PROS:

1.  Cada revista sale a 3€, sin contar los extras que trae esta promoción especial. Teniendo en cuenta que estáis adquiriendo conocimiento, un producto que no caduca ni se deteriora con el tiempo y que nunca sabes cuándo te podrá resultar útil, se trata de un precio muy razonable.

2. Si os suscribís a la revista estaréis asegurando la continuidad de Ciencia de Sofá y ayudando a que, como mínimo, siga escribiendo unas 60 entradas al año sin perder la cordura.

3.  Unos 2.5 centímetros de papel pueden detener una bala del calibre 22. A juzgar por el grosor de las revistas que tengo por casa y dando un poco de margen al hecho de que el papel no parece tan resistente como el de libro, seguramente los 12 tomos de la oferta os podrían proteger del disparo de una pistola de bajo calibre**.

CONTRAS:

1.  Las revistas no resisten el calor extremo y serán incineradas si se os caen en la caldera de un volcán.

2.  En una situación de supervivencia, las revistas no tienen suficiente carga nutritiva como para ser ingeridas como alimento. Por suerte, debido a su poca resistencia al calor extremo, las revistas podrían utilizarse para hacer señales de humo, hervir agua o evitar una situación de hipotermia, así que eso lo compensa.

Basándome en estos HECHOS, creo que la balanza se decanta claramente hacia el lado de los PROS.

En definitiva, si os interesa el asunto podéis ver las condiciones y, si eso, suscribiros, haciendo click en la siguiente imagen que os llevará a la oferta completa:

Y os interesa el pasado de los seres humanos. ¡Ahora también está disponible la misma oferta para la revista Historia de National Geographic

Podéis acceder a la oferta haciendo click en la siguiente imagen:

**Por favor, no intentéis esto en casa.

Carrera contra la marea

En latitudes frías y extremas como en las que se encuentra la región de Kangiqsujuaq (Canadá), la gente está tan harta de comer carne de foca que está dispuesta a cualquier cosa con tal de añadir algo de variedad a su dieta. 

Las mareas en esta zona pueden bajar hasta 12 metros, lo que provoca un efecto curioso si se dan las condiciones necesarias: en la época en la que la superficie del agua está congelada, el hielo baja y queda apoyado sobre el lecho de roca a medida que el agua se retira. Es entonces cuando los habitantes de Kangiqsujuaq se cuelan entre los gigantescos bloques de hielo para intentar recoger los mejillones que quedan expuestos al aire, antes de que la marea vuelva a inundar la zona. No hace falta puntualizar lo peligroso que es esto.

https://www.youtube.com/watch?v=Z0qGvC3vqaA

Nikola Tesla

Aunque no suelo hablar de personas porque la gente tiende a ser menos interesante que la propia realidad, existió un individuo que destacó por su dominio de la misma. En esta entrada quiero exponer una de las mentes más brillantes que ha dado la historia, alguien que estaba tan versado en su trabajo que dormía dos horas diarias, hablaba ocho idiomas, podía memorizar libros enteros y renegó de cualquier relación sentimental con tal de tener el máximo tiempo posible que dedicar a sus inventos. Vengo a hablar de Nikola Tesla.

Conocido también por ser una de las pocas personas conocidas a las que les sentaba bien el bigote.

Además, sin Tesla tal vez no existirían los ordenadores o, peor aún, el Wi-Fi, así que se lo debo.

Nikola Tesla nació en 1856 de padres serbios, en el lugar que hoy en día ocupa Croacia. Su padre era un cura ortodoxo católico y su madre, de quién decía haber heredado sus capacidades mentales, tenía una gran habilidad para construir artilugios caseros y memorizar poemas larguísimos al momento, pese al hecho de no haber recibido ninguna educación.

Tesla terminó sus estudios básicos con un año de antelación (no es que fuera uno de esos niños de 9 años que dan conferencias en universidades, pero tiene mérito de todas maneras) y a los 18 años escapó a las montañas para no ser reclutado por el ejército Austro-Húngaro. Pasó un año explorando las montañas y leyendo en una cabaña de cazadores. Al año siguiente se matriculó en la Politécnica Austríaca y empezó a sacar las notas más altas que la universidad había visto.

El rector de la universidad estaba preocupado porque Tesla temía que muriera de extenuación en sus jornadas de trabajo de 20 horas (de 3 de la madrugada a 11 de la noche cada día). La apariencia del joven genio probablemente reforzaba esta impresión: medía 1.88 metros de altura, pero tan sólo pesaba 64 kg. En una carta a su padre, le hacía saber que si no sacaba a su hijo de la universidad, el trabajo lo iba a matar.

El estrés no parecía afectarle mucho. (Fuente)

Después de la muerte de su padre y un par de discusiones con un profesor por intentar corregir una de sus patentes, Tesla perdió su beca y se volvió adicto al juego. Se quedó sin dinero apostando, aunque lo terminó recuperando a base de apostar más (mala moraleja, no sigáis su ejemplo) y perder horas de clase, lo que le valió muchos suspensos y su expulsión de la universidad. Tras este suceso, trabajó de delineante y telegrafista y sufrió una crisis nerviosa, que tampoco era nada extraño considerando que tenía un transtorno obsesivo-compulsivo que le obligaba a limpiar sus cubiertos con 18 servilletas antes de comer y leer todos los libros de un autor cuando había leído uno de ellos (menos mal que aún no había nacido Stephen King). Además, tenía otras manías curiosas como un odio profundo hacia los objetos esféricos, una obsesión enfermiza con el número 3 y un sentimiento de afecto muy profundo hacia las palomas.

Pero, bueno, lo importante es que, en 1882, fue contratado por la Continental Edison Company, en Francia, diseñando y mejorando el equipamiento eléctrico. Sí, era la empresa del mismísimo Thomas Edison, el padre del juego sucio y el mal perder y no de la electricidad, como se cree en general.

En 1884 la empresa le destinó a Nueva York, y ahí es donde empezó lo emocionante.

Sabiendo de su trabajo, Thomas Edison contrató personalmente a Tesla para que le ayudara en Edison Machine Works, una de las secciones de su empresa. Tesla empezó haciendo trabajos ingenieriles básicos y terminó resolviendo algunos de los problemas más difíciles de la compañía. Edison le ofreció 50.000$ si conseguía mejorar sus cochambrosos motores de corriente continua(recordamos que, presuntamente, en aquella época podía irse al cine por 5 céntimos). Pese a ser una tarea complicada, Tesla consiguió rediseñar los motores. Cuando fue a pedirle el dinero a Edison, éste rió y le dijo “Tesla, no entiendes nuestro humor americano. Esto no sentó muy bien a Tesla.

Para comprobar si algo es humor americano, intenta a imaginar a Jim Carrey haciendo la broma. Si el resultado no queda bien o da rabia, no lo es.

Pese a que Edison le ofreció un aumento de sueldo, Tesla dimitió y montó su propia empresa en 1886, la Tesla Electric and Light Manufacturing, con la que estaba dispuesto a desarrollar la corriente alterna, un sistema mejor para producir y transmitir la electricidad. Tristemente, no encontró inversores dispuestos a respaldar su idea y su empresa quebró el mismo año.

Sin un duro, Tesla se vio obligado a trabajar cavando zanjas durante un año hasta que consiguió el apoyo económico de un abogado y del director de la Western Union, quienes le respaldaron para empezar una nueva empresa llamada Tesla Electric Company.Sus nuevos socios le proveyeron de un laboratorio y todo el equipamiento que necesitaba para fabricar sus inventos y, además, firmaron un contrato que le daba la mitad de los beneficios que granjearan sus patentes. En 1888, había desarrollado el motor de corriente alterna, lo que le reportó un puesto de consejero en una empresa llamada Westinghouse pagado a 2.000$ mensuales y compensaciones económicas por el uso de sus patentes.

El éxito de Tesla cabreó bastante a Edison, al ver que su propio invento, la corriente continua, corría peligro de ser desbancada. Se trata de un sistema muy ineficiente que, aunque  hoy en día tiene ventajas para aplicaciones de corto alcance (como dispositivos electrónicos o electrodomésticos), no es capaz de transmitir energía a lo largo largas distancias y requeriría la presencia de una planta eléctrica en prácticamente cada kilómetro cuadrado de una ciudad para iluminarla. En una época en la que las ciudades empezaban a iluminarse con luz artificial, esto era bastante importante. Como dato extra, Edison era conocido por ser el primero en coger las ideas de sus empleados y correr a la oficina de patentes para registrarlas como suyas.

El sistema de transmisión de electricidad de Tesla, la corriente alterna, le daba mil vueltas al de su rival: podía llevar grandes cantidades de electricidad a dónde fuera, usando cables más finos y perdiendo muy poca energía por el camino pero, en vez de hacerse educadamente a un lado, admitir que sus patentes no servían para el propósito y aliarse con Tesla para hacer del mundo un lugar mejor, Edison decidió que no iba a darse por vencido como la alimaña el duro contendiente que era.

Thomas Edison, maquinando planes tan sucios contra Tesla que necesitaba tener a mano rollos de papel higiénico (es broma, en realidad parecen algún tipo de acumulador o componente eléctrico antiguo).

Perros y gatos empezaron a desaparecer de la ciudad para hacer luego su aparición en espectáculos montados por los subordinados de Edison en los que los animales eran electrocutados utilizando la corriente alterna de Tesla para intentar demostrar que se trataba de un invento peligroso que nadie debería utilizar. Hicieron lo mismo con caballos y ovejas e, incluso, después de que la guerra de las corrientes hubiera terminado, grabaron un cortometraje electrocutando a un elefante de circo que había matado a tres hombres.

Por si esto fuera poco, Thomas Edison movió hilos para que este sistema se utilizara para ejecutar a seres humanos, inventando así la silla eléctrica, que funcionaba con corriente alterna, por supuesto. Muy noble por tu parte, Tommy.

Mientras su rival hacía lo posible por desprestigiarle, Tesla hacía algo constructivo como demostrar que podía transmitirse energía e información sin cables y el mismo año patentó la bobina de Tesla, capaz de producir arcos voltaicos de una potencia sin precedentes.

Recreación moderna de una bobina de Tesla. (Fuente)

Por aquella época también estuvo experimentando con los rayos-X al darse cuenta de que algunos de sus aparatos producían manchas en las fotografías cuando intentaba registrar su funcionamiento. Lamentablemente, su laboratorio sufrió un incendio en 1894 y perdió una gran cantidad de planos e información sobre el tema con un valor estimado de unos 50.000$.

Radiografía de la mano de Tesla hecha por él mismo. (Fuente)

En 1895 Tesla implantó la primera planta hidroeléctrica en las cataratas del Niagra, demostrando que podía extraerse energía de las fuerzas naturales a gran escala de manera práctica, limpia y eficiente. Además, funcionaba con corriente alterna, lo que probablemente contrarrestó la mala publicidad que había hecho Edison, si es que realmente alguien había creído sus niñerías.

En 1899, Tesla cambió de laboratorio y fue a Colorado Springs, donde tenía espacio de sobra para experimentar con cosas más grandes.

¿Sabes esos aparatos junto a los que suelen representarse los científicos locos? Tesla los inventó. (Fuente)>/span>

Aquí estuvo probando experimentos más serios sobre la conducción eléctrica del suelo y la atmósfera. Empezó a producir rayos artificiales tan potentes que su marca magnética quedaba registrada a 24 kiliómetros de distancia y algunos testigos que caminaban por la calle observaban chispas entre sus zapatos y el suelo al caminar cuando el laboratorio entraba en funcionamiento. Durante estos experimentos, cualquier bombilla que estuviera a u nos 30 metros del laboratorio brillaba con intensidad aunque no estuviera conectada a ningún cable. Los caballos recibieron descargas eléctricas a través de sus herraduras y, al parecer, las alas de algunas mariposas prendieron fuego.

Tesla sosteniendo una bombilla iluminada a través de un aporte energético inalámbrico. (Fuente)

Incluso unas dinamos (generadores mecánicos de corriente, como los que llevan las bicicletas para encender las luces frontales usando el pedaleo como fuente de energía) situadas a 6 millas del laboratorio se quemaron con la energía que les llegó.En 1900 tuvo que cerrar su laboratorio en Colorado Springs y se mudó a Wandercliffe, donde consiguió 150.000$ (3 millones de dólares al cambio actual) con el objetivo de construir la torre Wandercliffe: una instalación que sería capaz de transmitir energía eléctrica a través del aire hasta el otro lado del atlántico.

La torre en cuestión. (Fuente)

Lamentablemente, aquel año estalló el Pánico de 1901, la primera caída de la bolsa que resultó en la ruina de miles de pequeños inversores de la Northern Pacific Railway. Entre ellos estaba Tesla, quién se quedó sin dinero y, tras pedirle más fondos a su inversor J.P. Morgan y señalando que, en parte, la caída del mercado de valores había sido por su culpa, se ganó la antipatía de éste y no quiso subvencionarle más.Hasta 1917 estuvo en Wandercliffe desarrollando tecnologías avanzadas a su tiempo como el radar,  patentes que más adelante servirían para desarrollar los transistores (que permiten que Ciencia de Sofá sea una página web y no un folleto informativo), el velocímetro, fuentes de energía limpia, todo tipo de circuitos electrónicos y aparatos para producir corrientes muy potentes… Ah, y un artilugio que pasó a llamarse la “máquina de terremotos de Tesla“.

Este tipo de motes dan pie a que los amantes de las conspiraciones desarrollen extrañas teorías sobre Tesla y las apliquen al mundo actual, pero la máquina de terremotos de Tesla” es sólo un mote. Lo que ocurrió en realidad es que el movimiento de los impactos cíclicos de este aparato, un generador de corriente alterna propulsado por vapor, entró en resonancia con el edificio donde se estaba demostrando su funcionamiento, haciendo que éste vibrara. No podía provocar verdaderos terremotos.

Aunque de un tipo que sale así en las fotos podrías esperar cualquier cosa. Crédito: Dickenson V. Alley/Burndy Library.

Y, bueno, la Primera Guerra Mundial había estallado en 1914, así que Tesla había perdido toda la financiación que recibía de sus inversores europeos. Finalmente, en 1918, la torre Wandercliffe fue demolida para poner el terreno en venta y Tesla empezó a vivir en el hotel Waldorf-Astoria, con los gastos pagados por Westinghouse, para quienes aún trabajaba.

A partir de entonces empezó a desarrollar proyectos más estrambóticos, como un arma al que llamó el “rayo de la paz” o el “rayo de la muerte“, irónicamente. Se trataba de una especie de cañón de partículas que, según él, podría derribar una flota de 10.000 aviones desde una distancia de 320 kilómetros. Pese a que intentó convencer a varios gobiernos de desarrollar esta arma que, según él, terminaría con todas las guerras, nadie pareció aceptarlo. De todos modos, Tesla alegó que su propiedad había sido allanada varias veces y alguien había estado husmeando en sus planos (probablemente gente del gobierno) pero no habían encontrado nada porque “las instrucciones de cómo fabricar este arma están sólo en mi cabeza“.

Tesla patentó su último invento en 1928, un avión que era capaz de despegar verticalmente y no necesitaba de pistas de despegue o aterrizaje. Decía que podría pesar alrededor de 800 libras y costar 1.000$. O sea, que él estaba pensando en esto cuando lo más avanzado que existía en aquella época era esto otro.

Durante sus 15 últimos años de vida su trabajo se convirtió en algo más filosófico y extendió teorías que ya había desarrollado, pero no aportó nada nuevo respecto a lo que ya había hecho.

Nikola Tesla murió el 7 de enero de 1943 a los 86 años de edad sin esposa ni hijos, algo de lo que terminó arrepintiéndose a medida que envejeció. Antes de morir, su afición por las palomas se había vuelto más intensa y solía pasear por el parque para darles de comer. Si encontraba alguna herida, la llevaba al hotel para cuidar de ella y llegó a gastar 2.000$ fabricando una estructura para curar a una paloma por la que sentía especial cariño y que tenía una pata y un ala rotas, de manera que pudiera descansar sin que sus huesos sufrieran. Según dejó escrito:

“He estado alimentando palomas, miles de ellas durante años. Pero había una, un pájaro hermoso, de color blanco puro y las puntas de las alas grises; esta era diferente. Era una hembra. Si la llamaba, venía volando hasta mí. Amaba a esa paloma igual que un hombre puede amar a una mujer. Mientras la tuviera a ella, había un propósito en mi vida”

El hombre que moldeó el mundo tal como lo conocemos ahora murió sólo en la habitación de un hotel, sin dinero y perdido en un delirante romance con  una paloma.

Aunque ya existen premios con su nombre, estatuas en su honor e incluso un “día de Tesla”, desde Ciencia de Sofá queríamos dedicarle una entrada porque, pese haber influido tanto en la historia, creemos que aún no tiene el reconocimiento que se merece (y a Edison le sobra).

Respuestas XIX: sal y el sabor umami

Andreu Escanellas nos ha preguntado esta semana ¿Por qué la sal es un potenciador del sabor? y eso está muy bien porque nos permite hablar de un tipo de sabor que probablemente no conocías: el sabor de una pechuga de pollo al horno, sin ninguna especia ni nada.

Bueno, no es que no lo conozcas, es que realmente no lo puedes asociar a alguno de los otros sabores “oficiales” (salado, dulce, agrio o amargo). Mejor nos explicamos.

Un cubo de sal, literalmente. (Fuente)

Nuestras lenguas no han desarrollado la capacidad de saborear las cosas para hacernos la vida un poco más entretenida. En realidad, el sentido del gusto podía salvarnos la vida cuando nuestros conocimientos sobre lo que nos metíamos en la boca eran más bien escasos, por no decir nulos. Básicamente, el cerebro interpreta como “buenos” los sabores de las cosas que pueden suponer algún beneficio para el cuerpo y como “malos” los de posibles amenazas.

El sabor dulce, por ejemplo, nos permitía identificar qué alimentos tenían un alto contenido en azúcares y, por tanto, una gran cantidad de calorías muy beneficiosas cuando te pasas el día cazando y recolectando. Por otro lado, el salado corresponde a alimentos que tienen una gran cantidad de sales y minerales imprescindibles. El sabor ácido nos advertía del nivel de acidez de lo que tomábamos y el amargo nos advertía cuando un alimento no estaba en buenas condiciones o era potencialmente tóxico.

La nuez vómica, una fruta extremadamente tóxica que, además, es extremadamente amarga. (Fuente)

Y ahí no acaba la historia.

Ya en la antigua Grecia, el filósofo Demócrito (el primero en plantear la existencia de unidades indivisibles que forman la materia a los que llamó “átomos”) había identificado estos cuatro sabores y los explicaba alegando que, cuando masticábamos los alimentos, los descomponíamos en trozos cada vez más pequeños hasta llegar los componentes fundamentales de la materia, que tenían cuatro formas básicas. Por ejemplo, los “átomos” que daban sabor a las cosas dulces eran grandes y redondos, mientras que los responsables de la amargura eran irregulares y puntiagudos.

Esta idea de que existen cuatro sabores y que cualquier cosa que entrara en nuestra boca la percibiríamos como una combinación de éstos perduró hasta finales del siglo XVIII. Por aquel entonces, en Francia, el chef Auguste Escoffier empezó a trabajar en recetas que no sabían ni dulces, ni saladas, ni amargas, ni agrias, sino a algo nuevo muy concentrado que no podía asociarse a ningún otro sabor en concreto.

Paralelamente, en Japón, un químico llamado Kikunae Ikeda llegaba a la misma conclusión mientras comía dashi, una sopa hecha de algas. Como le picaba la curiosidad y tenía la preparación y las herramientas necesarias para aislar el componente que confería al plato su sabor, se puso manos a la obra y descubrió que el misterioso compuesto era el ácido glutámico. Ikeda bautizó este “nuevo” sabor como umami, que en japonés significa algo así como delicioso o sabroso.

Kikunae Ikeda. (Fuente)

Lo que detecta nuestra lengua que identifica con el sabor umami es la presencia de L-glutamato, una molécula que aparece cuando se descompone el glutamato (de manera natural tras la muerte de un organismo o cuando se expone a altas temperaturas al ser cocinado), presente en altas concentraciones en tomates, champiñones, carnes curadas, pescados, quesos, salsa de soja. Concentrando grandes cantidades de Lglutamato, preparando caldos de ternera muy densos como hacía Escoffier, puede conseguirse aislar el sabor umami.
En resumen, Kikunae Ikeda alguien le puso nombre el “sabe a pollo” de toda la vida.

En la imagen, el sabor del pollo. (Fuente)

Y, ahora, volviendo a la pregunta inicial: ¿Por qué la sal es un potenciador de sabor?

Uno de los motivos es que la sal permite que las moléculas que componen la comida se vuelvan más volátiles (pasan al aire fácilmente) y, de esta manera, la comida emitiría más aroma, que juega un papel importante a la hora de saborear las cosas.

Otra parte importante en su papel de potenciador de sabor es que suprime los sabores más amargos, dejando los dulces, agrios y umamiños intactos.

Ya está, esa era la ansiada respuesta. Por eso nos hemos extendido con el umami que, por cierto, con ese nombre no lo vamos a mencionar en la vida real. Lo siento, Kikunae Ikeda, pero no pensamos decirles a nuestras abuelas que sus estofados están muy umamis.

Podéis sugerir nombres nuevos para esta sabor en los comentarios, tal vez incluso podríamos montar una solicitud a la R.A.E (últimamente aceptan cualquier cosa).