La Calzada del Gigante

La Calzada del Gigante (Giant’s Causeway), en Irlanda del Norte, es una formación rocosa natural que compromete unas 40.000 columnas de roca basáltica encajadas entre sí, resultado de la actividad volcánica que afectaba a la zona en el pasado.

Crédito, aquí.

¿Pero, hombre, cómo va a ser esto natural? ¡Mira estas columnas perfectas!

Fuente: wikimedia commons.

Que sí, hombre, que sí.

Hace entre 50 y 60 millones de años, la actividad volcánica en la zona filtró lava muy fluida a la superficie a través de depósitos de tiza y formaron una meseta de roca fundida. El rápido enfriamiento de esta meseta provocó que toda la estructura se contrajera, formando celdas como las que ocurren en el suelo de lugares muy secos, pero propagadas verticalmente. Eso es lo que dicen el resto de páginas web y se quedan tan anchas, pero nosotros lo explicamos con profundidad:

Empezamos con una masa de lava líquida que se está enfriando (1). Como hablaba ya en esta entrada sobe la supercongelación del agua, mientras baja su temperatura, empiezan a formarse núcleos sólidos en su interior que van creciendo (2) a medida que se les une el material que los rodea y cristaliza toda la estructura. Pero, como el material se contrae al enfriarse, cuando los núcleos alcanzan cierto tamaño empiezan a chocar entre sí y se forma una gran presión entre ellos.

La naturaleza tiene una manera muy eficiente de solucionar este problema: cualquier fenómeno que pretenda alcanzar una situación de equilibrio, tenderá a adoptar el estado en el que emplee una menor cantidad de energía. En este caso, la energía del sistema será mínima cuando la fuerza generada entre los núcleos se reparta en la mayor cantidad superficie posible, minimizando así la presión. Esto ocurre cuando toda la superficie de las paredes de cada núcleo está en contacto con otras y todos los núcleos encajan entre ellos. La forma que permite maximizar el área del contacto es el hexágono, así que esta es la forma que adoptan los cristales al ser aplastados unos contra los otros (3).

A diferentes profundidades, la velocidad de enfriamiento varía y, por tanto, también la fuerza, provocada por la contracción, a la que están sometidas las estructuras resultantes. Esto puede llegar a provocar también grietas horizontales en el interior de las columnas.

Crédito, aquí.

La leyenda popular tiene otra explica de una manera más imaginativa el origen de estas formaciones rocosas.

El gigante irlandés Fionn mac Cumhaill fue retado a una batalla por el gigante escocés Benandonner. Fionn aceptó el reto y construyó un camino entre las dos islas para encontrarse con su rival pero, cuando vio que éste era mucho más grande que él, volvió a Irlanda despavorido. Úna, la esposa de Fionn, disfrazó a su marido de bebé y le metió en una cuna. Cuando apareció Benandonner buscando pelea, vio a la mujer junto a la cuna y, al ver un bebé tan inmenso, pensó que el padre debía ser un gigante entre gigantes, así que huyó de nuevo hacia escocia, destruyendo el camino para que Fionn no pudiera seguirle.

Siento no nada más que decir, sólo quería presentaros este paisaje geométrico y explicar su origen pero, ¿no os da una sensación reconfortante observar todas esas columnas hexagonales perfectamente encajadas?

Fuente: wikimedia commons.

3 pensamientos en “La Calzada del Gigante”

  1. Esa estructura la creó Andraste para que tuvieramos un lugar molón donde matar dragones en el Dragón Age 3. jaja

    En serio y yo que pensaba que era algo que los diseñadores se habían inventado para darle un ambiente de fantasía y resulta que era de verdad !!!

Deja un comentario