Archivo de la categoría: Humanos

¿Hasta qué altura puede saltar un astronauta en la Luna?

Cada vez que comparto la entrada en la que hablo sobre por qué sabemos que el ser humano ha llegado a la Lunaaparece un lector (o, al menos, alguien que comenta la página de Facebook) en la sección de comentarios que me reta a desmentir lo que, según él, es la prueba que demuestra de una vez por todas que la llegada a la Luna fue un montaje.

Por desgracia, no pude leer su argumento hasta que, unas semanas más tarde, me mencionó en un comentario en el que anunciaba al mundo que hacía tiempo que me había enviado el reto, pero que yo no había tenido suficiente queso en mis enchiladas como para plantar cara a su teoría.

¿Sabes realmente lo que es el efecto placebo?

Oye, Ciencia de Sofá, el otro día me dolía la espalda y un tipo me vendió una botella con esencia de cuerno de unicornio que me curó.

¿Cómo? ¡Si los unicornios no existen! Me sabe mal decírtelo, pero creo que te han tomado el pelo, voz cursiva.

Bueno, me dijeron que contenía cuerno de unicornio y me ha curado, así que yo de ti no estaría tan seguro de que no existen. 

No, a ver, voz cursiva, sabemos que los unicornios no existen. No sólo nadie ha visto ni atrapado ninguno (ni siquiera hay una foto), sino que en el registro fósil no hay indicios de que la evolución haya adornado nunca a algún animal parecido a un caballo con un cuerno en la frente… Tampoco es que eso pudiera ofrecer ninguna ventaja evolutiva, vaya. Ni hay indicios de ningún animal parecido a un caballo con alas, si nos ponemos extremos. Además, estamos muy seguros de que las leyes de la física no permitirían volar a un caballo en la atmósfera terrestre, por muchas alas y cuernos que tuviera.

Y, aun así, aunque hubiera alguna pista que sugiriera su existencia, ¿por qué iban los cuernos de unicornio a tener propiedades curativas?

Psch, la ciencia no lo puede explicar todo, ¿sabes? Yo sé que algo me dolía y que el extracto de cuerno de unicornio me ha curado. Sólo porque tu “ciencia” no puede explicarlo, no quiere decir que no exista.

Vale, olvidémonos por un momento del tema del cuerno de unicornio, que esta discusión no nos va a llevar a ningún lado. ¿Cómo te ha curado ese líquido? ¿Cuál es su mecanismo de acción? ¿podríamos separarlo del líquido que te han vendido para estudiar sus propiedades? ¿Se ha hecho algún estudio demostrando su eficacia?

Espera, que llamo al vendedor y le pregunto.

Espero.
Seguir leyendo ¿Sabes realmente lo que es el efecto placebo?

Patrañas (XII): El triángulo de las Bermudas

Desde que empecé con la sección de “Respuestas” del blog he notado que, de vez en cuando, me llega alguna pregunta del estilo “¿qué está pasando en el Triángulo de las Bermudas?” o “¿qué es lo que hace que tantos barcos desaparezcan en el Triángulo de las Bermudas?”. Pero me parece curioso que no haber recibido aún una pregunta un poco distinta: ¿realmente ocurre algo raro en el Triángulo de las Bermudas?

Creo que vale la pena tratar el tema, porque es un buen ejemplo de que, antes de creernos una historia simplemente porque mucha gente habla de ella, es mejor revisar sus incoherencias e intentar verificar las fuentes originales de la información para ver si merece algún tipo de credibilidad.

Como referencia para el resto del artículo, en este mapa he marcado la zona normalmente referida cuando se habla del Triángulo de las Bermudas, aunque parece que nadie acaba de ponerse de acuerdo del todo sobre la localización exacta de los vértices del triángulo opuestos a las islas Bermudas.

Respuestas (LXIV): ¿Por qué duelen las antiguas fracturas o cicatrices cuando va a cambiar el tiempo?

Roberto López-Herrero, un escritor que tiene un porrón de libros publicadoshasta una página dedicada a él en Wikipedia, me preguntó hace un tiempo: ¿por qué duelen las antiguas roturas o cicatrices cuando va a cambiar el tiempo? 

Resulta que es un fenómeno muy interesante pero, por común que sea y pese a que casi todos tengamos algún familiar que dice saber cuándo lloverá en cuanto le empieza a doler algo, no está ampliamente estudiado. Eso no significa que no se hayan hecho estudios pero, como ocurre con las cosas relacionadas con este tipo de fenómenos, que muchas veces tienen una fuerte carga subjetiva, es complicado establecer la causa exacta del dolor. Algunos muestran muy claramente que los cambios de presión atmosférica son los responsables, mientras que otros concluyen que hay pacientes afectados en mayor o menor medida por otros factores como la humedad o la temperatura.

En cualquier caso, y aunque a primera vista tenga pinta de que este fenómeno debería estar relacionado con el frío, el viento o la humedad, parece que el consenso es que el verdadero culpable tras el dolor de cicatrices, lesiones y articulaciones artríticas cuando el tiempo cambia es la presión atmosférica.

Así que vamos a ver mediante qué mecanismo puede afectar a la presión atmosférica a nuestros débiles cuerpos mortales.
Seguir leyendo Respuestas (LXIV): ¿Por qué duelen las antiguas fracturas o cicatrices cuando va a cambiar el tiempo?

Más cosas sobre la exposición del cuerpo humano al vacío sin traje espacial

El otro día publiqué una entrada en la que hablaba sobre las consecuencias que tendría para el cuerpo humano la exposición al vacío sin un traje espacial. Y resulta que surgieron dudas muy interesantes en los comentarios, así que en esta nueva entrada las intentaré resolver y añadir un par de cosas que me parecen curiosas.

[modo irónico on] ¡Qué alegría, otra entrada macabra! [modo irónico off]

Venga, no disimules, voz cursiva, que sabes que siempre es interesante saber de qué maneras te puede arruinar la vida el universo si te sacan del ambiente en el que tu cuerpo se ha adaptado a vivir durante millones de años.

Así que ahí van las respuestas a vuestras intrigas.

1) Descomposición de un cadáver en el vacío.

En la entrada comenté que, al ser expuesto al vacío en las cercanías de la Tierra, el cuerpo humano empieza a perder calor por radiación. A partir de ese momento su temperatura no deja de bajar a menos que sobre él incida la luz solar, en cuyo caso se calentaría porque recibiría energía a un ritmo mayor del que la pierde. Entre bastidores, intentando simular un escenario realista en el que un astronauta salía desnudo de la Estación Espacial Internacional, calculé (más o menos) que la temperatura de un cadáver humano de 75 kg que diera vueltas alrededor de la Tierra a unos 400 kilómetros de la superficie se enfriaría 10ºC durante su paso por la sombra proyectada por el planeta y aumentaría 15ºC cuando pasara por la cara iluminada. Por tanto, el cuerpo se calentaría 5ºC cada vez que completara una vuelta alrededor de la Tierra.

¿Qué pasa si salgo al espacio sin traje espacial?

Anteayer estuve viendo Gravity con mis compañeros de piso y surgieron muchas preguntas acerca de la exposición humana al vacío espacial a cuerpo desnudo. Cosas como: ¿Tendrías frío si no llevas puesto el traje espacial? ¿Qué efectos tendría la despresurización? ¿Podrías sobrevivir aunque sólo fuera un momento?

He pensado que son preguntas interesantes que tal vez os surjan cuando veáis alguna película de astronautas, así que aquí hoy voy a explicar que le ocurriría a vuestro cuerpo si salierais al espacio sin vuestro traje de astronauta.

En primer lugar: ¿se pasa frío en el espacio?

La temperatura del espacio ronda los -156ºC en las cercanías de la Tierra. Pero para medir esa temperatura no puedes sacar un termómetro por la ventana de tu satélite y mirar a ver qué cifra marca porque, como el espacio está vacío, no hay materia que pueda transferir su calor al termómetro para ver a qué temperatura se encuentra. Por este mismo motivo tampoco hay materia a la que tu cuerpo pueda ceder calor para bajar su temperatura.

Pero el calor no sólo se transfiere de un lugar a otro a través de la materia.

En tierra firme sentimos frío cuando el entorno está a una temperatura menor que la nuestra y, por tanto, el calor se transfiere de nuestro cuerpo al medio que nos rodea. Si nos tumbamos en el suelo, por ejemplo, nuestro cuerpo cederá calor a la superficie sobre la que estamos en contacto directo hasta que la temperatura de ambos se equilibre. En la atmósfera o en el agua el efecto es aún mayor porque nunca podemos alcanzar el equilibrio térmico al aire libre: al transferir nuestro calor al fluido que está en contacto con nuestro cuerpo, éste asciende y nueva materia fría se coloca en su lugar, absorbiendo más calor de nuestra piel. Éste fenómeno se llama convección.

Explicaciones naturales a fenómenos paranormales

Hace casi un mes publiqué otro artículo en la sección Teknautas de El Confidencial en el que hablaba sobre fenómenos naturales que provocan “sensaciones fantasmagóricas” y se me olvidó colgarlo aquí. Resonancia, infrasonidos, nuestra propia mente… Muchas cosas nos pueden jugar malas pasadas sensoriales y, si no tenemos conocimiento de ellas, podemos calificarlas rápidamente como experiencias sobrenaturales.

Aclararé antes que el título tan tajante del artículo no lo puse yo, que parece que en los comentarios a más de un believer le ha tocado la moral. Podéis acceder al artículo haciendo click sobre la siguiente imagen en la que muy claramente aparece un fantasma:

¿Por qué se dice que “el alma pesa 21 gramos”? ¿Tiene algún sentido esta cifra?

Hace un tiempo Alfonso CS me preguntó si de verdad el alma pesa 21 gramos. Se trata de un dato que todos hemos escuchado alguna vez e incluso alguna película la adoptado en su título pero, ¿por qué 21 gramos?

Antes de empezar, aclaro una cosa: no voy a entrar en el debate de si existe o no el alma. El objetivo del artículo es ver de dónde sale esta cifra y si, en este caso concreto, la persona que la “descubrió” encontró realmente una evidencia de que existe. Así que pongámonos manos a la obra.

Advertencia: no suele pasar mucho en este blog, pero la entrada de hoy no contiene imágenes. De todas maneras, me parece que la historia es suficientemente interesante como para mantener la atención del lector hasta el final.

La historia empieza en 1907 de la mano de Duncan McDougall, un médico que publicó un artículo titulado “Hypothesis concerning soul substance together with experimental evidence of the existence of such substance” (Hipótesis relativa a la sustancia del alma junto con evidencia experimental de la existencia de tal sustancia). En este artículo describe cómo colocó varios pacientes moribundos sobre una báscula con el objetivo de medir si en el momento de su fallecimiento la báscula marcaba un peso diferente. En su opinión, si la masa de la persona disminuía en el instante de su muerte podía tratarse de una evidencia de que el alma acababa de escapar de su cuerpo. Siempre y cuando, como él mismo dijo, pudiera encontrar ninguna otra explicación racional.
Seguir leyendo ¿Por qué se dice que “el alma pesa 21 gramos”? ¿Tiene algún sentido esta cifra?

¿Cómo se las apaña internet para atravesar los océanos y a qué peligros está expuesto?

Nueva colaboración para Teknautas, de El Confidencial. En ella hablo sobre cómo funciona la red de cables que forma internet y los peligros a los que está sometida como, por ejemplo, los terremotos o los ataques de tiburones.

Podéis acceder al artículo haciendo click sobre la siguiente imagen:

¿Cuánto puede mejorar el récord de los 100 metros lisos?

El otro día entré en uno de esos bucles interminables de vídeos relacionados de Youtube y terminé viendo de nuevo la carrera de Usain Bolt que le valió el récord mundial al completar en 9,58 segundos la carrera de los 100 metros lisos.

Después me estuve preguntando algo que seguramente a muchos se os habrá pasado por la cabeza alguna vez: la gente lleva un siglo batiendo el récord de velocidad, mejorando el tiempo anterior aunque sea sólo por unas décimas de segundo. Si esto sigue así, ¿llegará un día en el que los seres humanos podamos correr 100 metros en 1 segundo a base de completar la carrera en una milésima de segundo menos cada pocos años o, por el contrario, existe algún límite de tiempo teórico que sería imposible de superar?

Esta misma pregunta se la han planteado varios investigadores de todo el mundo y las respuestas obtenidas son distintas según el enfoque con el que se estudie el problema.
Seguir leyendo ¿Cuánto puede mejorar el récord de los 100 metros lisos?