Archivo de la categoría: Luna

¿Hasta qué altura puede saltar un astronauta en la Luna?

Cada vez que comparto la entrada en la que hablo sobre por qué sabemos que el ser humano ha llegado a la Lunaaparece un lector (o, al menos, alguien que comenta la página de Facebook) en la sección de comentarios que me reta a desmentir lo que, según él, es la prueba que demuestra de una vez por todas que la llegada a la Luna fue un montaje.

Por desgracia, no pude leer su argumento hasta que, unas semanas más tarde, me mencionó en un comentario en el que anunciaba al mundo que hacía tiempo que me había enviado el reto, pero que yo no había tenido suficiente queso en mis enchiladas como para plantar cara a su teoría.

¿Por qué siempre vemos la misma cara de la Luna?

El otro día Joan Misram preguntaba por Facebook “¿por qué no podemos ver un lado de la Luna?“. Para que nadie se confunda, técnicamente esta pregunta es la misma que “¿por qué siempre vemos la misma cara de la Luna desde la Tierra?“. La respuesta es bastante interesante, pero antes vamos a dejar claro de qué cara estamos hablando.

La cara que vemos siempre (izquierda) y la que no vemos nunca (derecha). (Fuente)

Bueno, obviamente siempre vemos la misma cara porque la Luna no rota sobre sí misma. Duh.

Ah, craso error, voz cursiva. Si ese fuera el caso, llegaría un momento en el que la cara “visible” de la Luna se encontraría apuntando en la dirección opuesta a la Tierra y, por tanto, terminaríamos por ver la cara “oculta” en algún momento.

En realidad siempre vemos la misma cara de nuestro satélite porque la Luna tarda lo mismo en rotar una vez sobre sí misma que en dar una vuelta alrededor de la Tierra (un poco más de 27 días). El resultado es que siempre apunta hacia nosotros la misma parte de nuestro satélite, tal y como podéis ver en la parte izquierda de esta animación.

Así que, nada, ya lo sabéis. Hasta aquí la entrada de hoy, espero que os haya gus…

¡EH, EH, NO TAN DEPRISA! ¡Tú no te vas de aquí hasta que me digas cómo han llegado la Tierra y la Luna hasta esta situación!

Vaaaale, vaaaale, ya va…
Seguir leyendo ¿Por qué siempre vemos la misma cara de la Luna?

Respuestas (LX): ¿Cuánto tiempo tardaríamos en ponernos morenos bajo la luz de la Luna?

Davilleee94 me comentó que su ciudad está sumida en el caos por culpa de las violentas confrontaciones entre dos grupos radicales de ideologías totalmente contrapuestas: los que piensan que te puedes poner moreno si te tumbas bajo la Luna llena durante un millón de años y los que no… O algo así, es una interpretación un poco libre.

El caso es que el concepto detrás de su pregunta me pareció muy interesante: ¿Nos podemos broncear bajo la luz de la Luna? En caso afirmativo, ¿Cuánto tardaríamos?

También dijo que dejó su pregunta en un comentario porque no sabía cómo contactar conmigo. Aparece en la imagen de la barra lateral derecha del blog, pero lo repito por aquí: podéis mandarme vuestras preguntas a jordipereyra@cienciadesofa.com. Por cierto, no respondo a las preguntas que tienen pinta de estar hechas para que os haga los trabajos del instituto que, aunque intentéis disimularlo, se os ve a kilómetros. “Me interesa mucho la respiración celular, ¿podrías hacer una entrada hablando de ello? Si cuando lo escribas no la quieres publicar me lo puedes mandar por aquí“. Claro, por supuesto.

En fin, para responder a la incógnita de hoy habrá que preguntarse primero: ¿Por qué nos ponemos morenos?
Seguir leyendo Respuestas (LX): ¿Cuánto tiempo tardaríamos en ponernos morenos bajo la luz de la Luna?

Patrañas (X): “La Luna está hueca (también)”

Por si los teóricos de la conspiración no estaban contentos diciendo que el planeta Tierra está hueco y su interior habitado por una raza “extraterrestre” (explicaba por qué no tiene sentido la teoría de la Tierra hueca en esta otra edición de “Patrañas), ahora además incluyen a la Luna en sus planes por encontrar cuerpos celestes vacíos en los que meter toda la basura que van soltando.

Una imagen de un eclipse Lunar para amenizar todo el texto que está por llegar.

No quiero enlazar directamente al autor del sitio donde leí esta patraña porque no quiero generarle tráfico desde mi página web. Si queréis ver su artículo, podéis encontrarlo como el primer resultado en Google escribiendo “la luna no es un satélite natural nuevas mentes“. En este artículo se aportan 15 “pruebas” que “demuestran” que la Luna fue construida en algún otro lugar por una civilización extraterrestre y colocada en órbita alrededor de la Tierra para mantenernos vigilados.

Tal vez el autor creía que poniendo tantos argumentos nadie se molestaría en rebatirlos todos por el trabajo que supondría. No contaba con que habría alguien suficientemente loco como para investigar y desmentir cada uno de ellos.
Seguir leyendo Patrañas (X): “La Luna está hueca (también)”

El discurso que tenía preparado Richard Nixon por si la misión Apolo 11 a la Luna fallaba

La entrada de hoy es meramente anecdótica y la publico porque hay un documento de las bibliotecas presidenciales de Estados Unidos (lo podéis ver haciendo click aquí) que me ha parecido emotivo, dado el contexto histórico y la dificultad de la misión.

En él está escrito el discurso que hubiera pronunciado el presidente Richard Nixon ante millones de espectadores si la misión Apolo 11, que tenía como objetivo aterrizar en la superficie de la Luna y traer de vuelta a Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin sanos y salvos, hubiera fracasado.

Llevar a un par de personas hasta nuestro satélite y, más importante, sacarlas del satélite, era una misión que no estaba exenta de riesgos. De hecho, el peligro era tan real que el presidente tenía preparado un discurso en caso de que el Apollo 11 no fuera capaz de abandonar la superficie lunar y los dos astronautas se quedaran atrapados en la Luna, sin posibilidad de recibir ayuda, hasta morir de sed y hambre.
Seguir leyendo El discurso que tenía preparado Richard Nixon por si la misión Apolo 11 a la Luna fallaba

Respuestas XXXVI: ¿Podría haber aparecido vida en la Tierra sin la Luna?

Hace poco escribía sobre la posibilidad de que existiera vida sin el sol. Hoy (en realidad, hace un par de semanas), Lucas Castro me ha planteado si podría existir vida sin la Luna.

Obviamente, los seres vivos no dependen de la Luna de la misma manera que lo hacen del sol: su superficie refleja un 12% de la luz solar que incide sobre ella y ni siquiera una parte considerable de esta cantidad llega hasta nosotros, lo que no es suficiente como para producir los procesos fotosintéticos que dan a las plantas su energía. Eso por no decir que la Luna ni siquiera nos proporciona calor.

Aunque es verdad que algunos animales dependen de las mareas provocadas por nuestro satélite (como los mejillones y otros moluscos) lo cierto es que, si de repente la Luna desapareciera (suponiendo que no ocurrieran catástrofes como las que más abajo explicamos), la inmensa mayoría de los organismos que habitan la Tierra seguirían con su vida tranquilamente. Tal vez un poco desorientados durante un tiempo, pero terminarían adaptándose.

Foto de la Tierra y la Luna tomada por la sonda Voyager 1 a 1.66 millones

de kilómetros de distancia. Crédito: NASA.

Así que podría decirse que ningún organismo depende exclusivamente de la Luna para sobrevivir al contrario del caso de las plantas, por ejemplo, que necesitan la luz solar para obtener el carbono que las compone. Pero, ¿Y si planteamos la pregunta en una escala de tiempo más larga? ¿Podría haber aparecido vida sobre la Tierra si no existiera la Luna?
Seguir leyendo Respuestas XXXVI: ¿Podría haber aparecido vida en la Tierra sin la Luna?

Luna en forma de "U"

Desde pequeños nos enseñan a diferenciar las fases de nuestro satélite con el dicho de “la Luna es mentirosa”: durante la fase creciente tiene forma de D y en la menguante (o decreciente) parece una C. Pero, ¿Y si miras al cielo y encuentras la Luna con forma de U?

 

En internet hay quién se ha dado cuenta de esto y, como siempre, hay gente realmente preocupada por ello. Desde Ciencia de Sofá os mandamos un mensaje tranquilizador: a la Luna no le pasa nada raro. Esto ocurre cada año y, en algunas latitudes, incluso tiene lugar dos veces.

Lo primero que hay que tener en cuenta  para entender el asunto es que la Luna no brilla porque tenga luz propia, sino porque su superficie refleja la luz del sol. Por tanto, la parte iluminada de nuestro satélite siempre será la que apunta hacia el sol.

Seguir leyendo Luna en forma de "U"

Mares lunares

El vídeo de hoy, hecho por el Goddard Space Flight Center de la NASA, ilustra muy bien cómo se formaron los llamados mares lunares, esas manchas algo más oscuras que hay repartidas por la superficie lunar y que nunca han tenido ni una gota de agua, pero empezaron a llamarles así en la antigüedad porque no tenían otra cosa con la que compararlos y el término ha llegado hasta nuestros días. 

Básicamente, el intenso calor liberado durante el impacto de asteroides gigantescos permitieron que el material líquido del interior de nuestro satélite, de una composición ligeramente distinta a la superficie, saliera al exterior y se endureciera al enfriarse. Para haceros una mejor idea del proceso, a lo mejor os sirve esta entrada sobre planetas que contienen grandes reservas de diamantes, en la que explicábamos por qué la composición de los planetas varía según la profundidad.

https://www.youtube.com/watch?v=UIKmSQqp8wY

Respuestas XXVIII: dobles mareas.

“Por qué? Por qué?? Por qué??? Si la Luna pasa sólo una vez al día por la vertical de la costa y hay dos mareas altas, a qué se debe la segunda??????”

Esta es la pregunta nos la ha mandado hoy un seguidor con el asunto “el príncipe de las mareas” y nos hemos sentido tan presionados que nos hemos puesto a escribir de inmediato.

Hemos conseguido encontrar una animación que evoca casi a la >perfección nuestra interpretación del tono de la pregunta.

En esta entrada hablábamos de cómo la influencia gravitacional de la Luna está alargando lentamente nuestros días mientras se aleja de la Tierra. No profundizamos lo suficiente en la interacción entre nuestro planeta y su satélite en su momento y lo simplificamos, así que vamos a intentar redimirnos.

Además de acelerar nuestra rotación y mantenerla estable, nuestro satélite es el responsable de que cada día la marea suba y baje. El sistema Tierra-Luna no se mantiene estable sólo porque la Tierra atraiga a la Luna, sino porque los dos cuerpos se atraen entre sí y giran alrededor de un centro de gravedad común.

Pero la gravedad de la Luna no actúa igual por toda la superficie: su intensidad disminuye de manera inversa al cuadrado de la distancia, lo que significa que un objeto a dos metros de distancia del foco de emisión de gravedad (algún físico contratará un asesino a sueldo para que nos maten por esto) recibiría un cuarto de la influencia gravitacional y uno que se encontrara a diez metros recibiría una centésima de esa fuerza. Por tanto, entre una cara y la otra de la Tierra existe suficiente espacio para que llegue al otro extremo debilitada. En concreto, en la cara opuesta del planeta la gravedad ejercida por la Luna es un 6.8% menor.

El departamento de Matemáticas de la Universidad de Singapur expone por qué en este enlace y cita las referencias de las páginas que dan la interpretación errónea (básicamente, meteorólogos y oceanógrafos) y la correcta (astrónomos y físicos).

La explicación real es mucho más simple de lo que habíamos planteado. Como hemos dicho, la gravedad en la cara opuesta del planeta es menor que en la que da directa a la Luna. Por tanto, la Tierra, junto con los océanos que la cubren, se “estira” en el plano que marca nuestro satélite y el agua tiene que desplazarse en la dirección de la gravedad, pero el líquido que está en la cara opuesta del planeta no recibe suficiente fuerza para hacerlo. Total, que la cosa queda así:

No está a escala, por supuesto.

Ese es el motivo por es que quedan dos mareas: la primera se forma por pura atracción gravitatoria y la segunda por la bajada del nivel del mar en las zonas intermedias donde el agua se desplaza en dirección a la luna.

Pero ese no es el único factor que afecta a las mareas.

Resulta que el Sol también influye en las mareas terrestres, aunque su efecto es bastante menor y depende de la posición en la que se encuentre nuestro satélite, pero es lo suficientemente intenso como para redistribuir el desplazamiento de agua.

Y no sólo eso: la Luna no gira perfectamente alrededor del ecuador de la Tierra, sino que en realidad su órbita está inclinada, lo que da lugar a las mareas tropicales y  ecuatoriales.

Sentimos las molestias, príncipe de las mareas.

Esta entrada tuvo que ser corregida. De los errores se aprende. En nuestro caso, la lección es “no preguntes a un oceanógrafo lo que puede responderte un físico” (es broma, oceanógrafos, también es “try harder, Ciencia de Sofá“). Para responder a esta pregunta, nos habíamos basado en la explicación que da el NOAA (National Oceanographic and Atmosfpheric Administration), el organismo oficial estadounidense que debería dominar bastante bien el asunto… Pero parece que no.

ACTUALIZACIÓN [03/10/2014]: a todo esto, se ha abierto la convocatoria a los premios Bitácoras 2014. Si os gusta Ciencia de Sofá y querríais echarme una mano en las votaciones, pongo a vuestra disposición este enlace donde explico cómo hacerlo:

http://cienciadesofa.com/2014/10/ciencia-de-sofa-os-necesita.html

Muchas gracias por vuestro apoyo.

Respuestas XXV: días que se ALARGAN

Mario García Monterde (soltero, 23 años, deportista, romántico) ha estado leyendo que el día se alarga unos microsegundos a diario debido a la fuerza gravitatoria ejercida por la Luna sobre la Tierra y nos pregunta: ¿Cómo afectará a largo plazo esta corrección de tiempo?

Primero, pongámonos en contexto. ¿Por qué el día se alarga?

Imagen por satélite del océano pacífico. Porque nos apetecía.

Lo que llamamos “día” es el tiempo que tarda un punto de la superficie terrestre en dar una vuelta entera mientras la tierra gira hasta volver a su posición inicial. Hasta ahí todo bien. Por tanto, el tiempo que tarda ese punto en completar una revolución dependerá de la velocidad a la que la Tierra rote.