¿Por qué no existen mamíferos terrestres tan grandes como los dinosaurios?

El mamífero terrestre más grande del que se tiene constancia es un animal que vivió hace 30 millones de años, catalogado como indricotherium transouralicum, que debe ser la expresión en latín para “pesadilla rino-elefántica”. Los ejemplares más grandes podrían haber pesado 16 toneladas y medido 4.8 metros de altura hasta los hombros y 8 metros de longitud.

Recreación antigua (pero no por ello imprecisa) del animal.

Comparado con el mayor reptil de todos los tiempos, eso es una nimiez: el amphicolieas fragillimus, medía 60 metros de largo, 22.5 de altura y pesaba 122 toneladas. Un elefante africano, el animal terrestre más grande que pasea por la superficie de nuestro planeta en la actualidad, mide entre 3 y 4 metros de altura y pesa 5.5 toneladas.

El animal en cuestión aparece en rojo.

Esto suscita la pregunta: ¿Por qué no existen mamíferos tan grandes como los dinosaurios?

Una de las ventajas que tienen los reptiles respecto a los mamíferos es su gestación: pueden poner huevos, meterlos en un nido y dejar que sus crías se desarrollen solas protegidas tras la cáscara.

Los mamíferos, en cambio, damos a luz a crías vivas. Un embarazo es un asunto peligroso si no hay hospitales de por medio y compromete tanto la vida de la madre como del hijo. Un tamaño desproporcionado implica periodos de gestación más largos que además consumen mucha energía y, cuanto más grande es el animal, más dura su embarazo (en el caso de los elefantes, por ejemplo, dura 2 años), así que por su duración y riesgo es un factor que limita el tamaño de los mamíferos.

Por otro lado, los dinosaurios podían alcanzar tallas extremas porque sus esqueletos eran muy ligeros. Como las aves a las que evolucionaron más tarde, sus huesos contenían sacos de aire que les otorgaban unos esqueletos muy ligeros para su tamaño. Una masa menor permite crecer más sin que el gasto calórico se vuelva desproporcionado, ventaja de la que los mamíferos no disfrutamos.

Muestra de un hueso de ave. Está hueco por dentro para aligerar peso y facilitar así el vuelo. Crédito: hsu.edu

Mientras los reptiles toman el calor de su entorno para mantenerse a una temperatura constante, los mamíferos generamos nuestro propio calor desde nuestros órganos internos, sobretodo el corazón, el hígado y el cerebro. El calor creado en estos centros se reparte por el resto del cuerpo con el flujo sanguíneo, de manera que estos órganos tienen que estar siempre algo más calientes para abastecer el resto del organismo con la temperatura necesaria, ya que constantemente estamos perdiendo calor por el intercambio con el aire.

Como el calor se propaga de manera volumétrica, un animal que sea el doble de grande que nosotros tendrá que generar 8 veces más calor para calentar su cuerpo entero. Para un mamífero tan grande como un dinosaurio, esto supondría que sus órganos tuvieran que calentarse a temperaturas que los cocinarían.

Esto nos lleva al siguiente punto: en aquella época, el contenido atmosférico de carbono y oxígeno en la atmósfera era más alto (hasta un 30% oxígeno, frente al 21% actual), por lo que había muchísima más vegetación. En consecuencia, los herbívoros tenían una gran cantidad de comida disponible para satisfacer las necesidades calóricas de sus cuerpos inconmensurables… Hasta que un meteorito impactó contra nuestro planeta, cubriéndolo con una nube de polvo que impidió que la luz solar llegara hasta la vegetación y provocó enormes incendios globales que consumieron casi un tercio del oxígeno de la atmósfera.

Esto más o menos responde a la siguiente pregunta: ¿Por qué no han vuelto a aparecer animales tan grandes hoy en día?

Por un lado, porque después de la extinción de los grandes dinosaurios, los mamíferos tomaron el control del ecosistema terrestre. Pero, según lo que hemos estado leyendo, podría haber otras razones.

Para satisfacer el descomunal gasto energético que implica tener un cuerpo de más de cien toneladas, los dinosaurios herbívoros tenían que pasarse el día ingiriendo grandes cantidades de alimentos. No hemos encontrado una cifra, pero para hacernos una idea, un elefante puede llegar a comer entre 100 y 200 kilos de comida al día y pesa, como mucho, unas 5.5 toneladas. Un dinosaurio como el amphicolieas fragillimus, con 122 toneladas de peso, tendría que consumir como mínimo 4.5 toneladas al día (estimación hecha suponiendo una relación lineal entre la comida consumida y el tamaño, lo que probablemente será una falacia).

Por ello, estos animales viajaban en manadas arrasando con todo lo que encontraban a lo largo de grandes extensiones de terreno porque, de esta manera, podían volver a la zona al cabo de mucho tiempo y la vegetación había vuelto a crecer. Pero, claro, para que una población de animales pueda sobrevivir de esta manera necesita una gran superficie por la que moverse en busca de nuevas zonas de alimentación y, en aquella época (el triásico), disponían de ella gracias a que algunos continentes actuales aún estaban unidos formando un súper continente llamado Gondwana.

Fuente de la imagen: encyclopedia.com

Por eso, aunque todo lo expuesto anteriormente no supusiera un problema, hoy en día la existencia de mamíferos tan grandes sería insostenible porque probablemente no tendrían espacio suficiente para migrar hasta que las zonas de pasto se regeneraran, de manera que agotarían las reservas de comida antes de que pudieran volver a crecer y morirían de hambre.

Esta teoría se llama el enanismo insular (más o menos) y sostiene que las especies aisladas en zonas pequeñas tenderán a menguar de tamaño a medida que pasen las generaciones para minimizar su gasto energético, para así necesitar menos comida y no quedarse sin alimento.

24 pensamientos en “¿Por qué no existen mamíferos terrestres tan grandes como los dinosaurios?”

    1. No sólo en la actualidad, todavía se considera a la ballena azul el animal más pesado (más grande) que haya existido nunca.
      Aunque se especula que algunas especies de dinosaurios podrían haber sido más pesadas (como algunas mencionadas en este artículo) no hay consenso al respecto, ya que se basan en fósiles parciales o incluso en descripciones de fósiles perdidos, y además los cálculos para estimar la masa son poco fiables.

  1. Me ha gustado mucho el artículo, pero no he podido evitar, al leer esta frase “El mamífero más grande del que se tiene constancia es un animal que vivió hace 30 millones de años, catalogado como indricotherium transouralicum,” imaginarme a una ballena azul con cara de escéptica.

  2. No estoy de acuerdo con lo indicado sobre que para un volumen mayor hace falta que los órganos se calienten a más temperatura. Desde mi punto de vista es al contrario:
    Consideremos un cubo de madera de un centímetro de altura. Este va a tener un área de superficie de 6 cm2 y un volumen de 1 cm3. Al juntar 27 de estos cubos, se va a lograr uno más grande, con una altura de 3 cm, una superficie de 54 cm2 y un volumen de 27 cm3. Es decir, el aumento de su altura en tres veces aumenta su superficie en nueve veces, mientras que el volumen y masa aumenta 27 veces. En el caso del cubo de madera pequeño, va a estar rodeado por una superficie de 6 cm2 y va a tener una relación de volumen a superficie de 1:6. En el caso del cubo grande, cada cubo de 1 centímetro de madera, tiene un promedio de sólo 2 cm2 de superficie expuesta y una relación de volumen a superficie de 1:2. Es decir, los cubos más pequeños tienen una mayor superficie relativa. Lo mismo es cierto para cualquier objeto de la misma forma, pero de diferente tamaño.
    Es decir, la superficie de pérdida de calor aumenta mucho menos que el volumen y es más fácil mantener la temperatura con un metabolismo más lento.
    Los animales de sangre caliente con mayor consumo energético por unidad de volumen son los de menor tamaño, como las musarañas.
    Las ballenas tienen una temperatura corporal que ronda los 36ºC y un consumo energético por unidad de volumen muy bajo.

  3. Lo de las migraciones también me parece exagerado ya que eso implicaría que los saurópodos recorrían la totalidad del supercontinente, cuando la totalidad de los animales migratorios terrestres hacen rutas mucho más cortas, que raramente superan los 2000 kilómetros en el caso de animales ágiles como los ñús y que no suelen superar los 500 km en el caso de los pesados como los elefantes.

  4. Respondo dos meses después porque a veces se me notifican muchos comentarios y me pierdo algunos, Cristina.

    Por un lado, precisamente porque la superficie relativa es menor no pueden disipar el calor generado en su interior de manera eficiente. En el caso de las ballenas, su piel está en contacto directo con el agua, que es capaz de absorber el calor muchísimo más rápido que el aire.

    Por otra parte, si las rutas migratorias actuales son de 500 km en el caso de los elefantes, que pesan 4 o 5 toneladas, la de un bicho que pese 122 toneladas será muchísimo más larga, lo que sólo es posible si vive en un continente inmenso.

  5. Excelente entrada. me fascina vuestra pagina, solo me gustaría que le agregaran un buscador o una nube de tags. Así seria mas fácil buscar algo que a uno le guste. saludos desde Panamá. c:

  6. Hay un detalle son la teoria de los animales insulares mas pequeños para ahorro de energia ¿Has visto al barano mas grande del mundo? Dragon de la Isla de Komodo o al llamado “zorro volador?” o La extinta MOA que dejaba al avestruz como una gallina? Hay otro teoria que explica que la falta de depredadores hace que los animales mantengan o incrementen su tamaño, por cuento una forma de sobrevivir en un ambiente altamento competitivo es reduciendo su tamaño.

  7. No hay ninguna razón.es pura casualidad.en el mismo ecosistema puede convivir la libélula y el sapo. Un caracol es un ser vivo pequeño,lento y pesado. Una jirafa es ágil .

  8. Creo que cometes varios errores, el calor se transmite de manera volumetríca por radiación, pero los mamiferos repartimos el calor fundamentalmente por la circulación de la sangre, por conducción.

    En todo caso para evitar que se te cuezan los sesos bastaría aumentar la velocidad de circulación de la sangre o la superficie de intercambio de calor (rollo radiador de coche).
    Las musarañas, los mamiferos más pequeños que existen, tienen un metabolismo muy alto para evitar que la pérdida de calor a través de su piel (aqui si hay un factor volumétrico) las deje heladas.

    Hay quien dice, que si coges una musaraña y la tienes media en las manos se muere de frio.

  9. Siento decirlo, pero el artículo es inverosímil, plagado de errores. Que no existan actualmente mamíferos tan grandes como los dinosaurios no quiere decir que no puedan existir. Los argumentos son contingentes y falaces. Pongo un ejemplo: ¿por qué no existen edificios de 1000 metros de altura? y utilizando el mismo proceder del texto respondería “porque no se puede sostener ni mantener en pie y bla bla bla”.
    Existe una verborrea perniciosa en internet de blogs pseudocientíficos donde a la chorrada más grande se le da cátedra. Si el emperador está desnudo, no seré yo quien no lo diga.

  10. Sobre argumentos contingentes y falaces:
    Que no existan actualmente insectos tan grandes como los dinosaurios no quiere decir que no puedan existir…
    Pero realmente sabemos que nunca podrán hacerlo (siguiéndolos llamando así) por varios motivos…

    Yo valoro éste tipo de blogs porque difunden el conocimiento. Que hay errores, pues se comentan. Todos ganamos en conocimiento. El redactor y el resto de lectores.

  11. No creo la teoría sobre las migraciones en el super continente de Gondwana tenga demasiado peso. Es cierto que el triásico (algo seco incluso al dejar de existir Pangea) es el momento de radiación evolutiva de los dinosaurios. Pero el periodo de máximo tamaño y esplendor es jurásico. Entonces los continentes ya estaban más fragmentados y el clima era distinto.

    Lo que no se comenta, como posible explicación respecto al tamaño que lograron los dinosaurios, es el sistema respiratorio de los dinosaurios. Algunos piensan que es más que probable que se asemejara bastante al de las actuales aves, mucho más eficiente que el de los mamíferos.

    Existen teorías que dicen que los dinosaurios tomaron la delantera a los mamíferos tras la gran mortandad por la falta de oxigeno.

    Al final del pérmico, y durante los primeros 10 millones de años del triásico, el nivel de oxigeno era del 12%. Ni el 21% actual, ni el 30% de hace 80 millones años.

    Las aves respiran de forma diferente a como lo hacemos nosotros. Sus pulmones siempre están en contacto con el oxigeno. Esto es perfecto cuando tienes un gasto metabólico en una actividad como es volar. Y probablemente los dinosaurios también tendrían este tipo de pulmones.

    Durante los primeros millones de años del triásico los mamíferos reduciríamos la caja torácica para adaptarnos a los bajos niveles de oxigeno a la par de desarrollar otras características. Durante esta época los antepasados de los dinosaurios desarrollarían los pulmones que les permitiría copar todos los ecosistemas terrestres.
    Una vez restablecidas las mejores condiciones para la vida y mayores niveles de oxigeno, ellos pudieron crecer.

    ¿Y si una respiración y oxigenación hubiera permitido que los dinosaurios pesaran tantas toneladas? Pensemos en el desempeño que ha de tener un corazón y unos pulmones para que la sangre pueda oxigenar algo mayor que un elefante, y luego, tener que moverse.

    El la historia de la evolución muchas veces sucede que la vida recicla soluciones y una ventaja radía en otras función si ésta lo permite.

    Si esto fuera así no me extrañaría que la ballena azul, mamífero marino, pudiera haber alzado ese tamaño, al no necesitar tanta energía para moverse y sustentarse sobre tierra firme.

  12. Hola. Tengo entendido que en las islas también se puede producir otro fenómeno conocido como Gigantismo insular en el que animales como los reptiles aumentan considerablemente su tamaño debido a la falta de competencia intra e interespecífica o a la falta de depredadores.

    También otra duda que tengo es sobre el clima del supercontinente Gondwana durante el Triásico. Si se trataba de una enorme extensión de terreno las zonas limítrofes a la costa gozarían de un clima más húmedo y lluvioso, mientras que en el interior debido a la falta de precipitaciones se produciría un aumento de la temperatura generando un clima cálido y seco, llegando a generar incluso desiertos que hiciesen que la vida allí fuese bastante inhóspita.

    Un saludo.

Deja un comentario