(Mega)patrañas (VII) : Vivir de la luz.

Supongo que habréis notado que últimamente no estoy actualizando demasiado. La causa: voy a dejar el blog para dedicar mi vida a las enseñanzas del respiracionismo, que me ha convencido de que a los seres humanos nos basta con la energía espiritual que irradia el sol sobre nosotros para subsistir y que no necesitamos la comida para nada. Ni agua tampoco, qué diablos, ¡Saquemos ese líquido nefasto de nuestras vidas!

Por supuesto, es broma.Tengo los últimos exámenes de la carrera y estoy hasta el culo de trabajo, pero he podido sacrificar unas cuantas horas de sueño para escribir una entrada.

Eso no significa que no haya gente que crea en el respiracionismo. Así de jodido está el mundo y de eso voy a hablar.

Resumen de los postulados respiracionistas.

De acuerdo con la Ayurveda, la medicina tradicional hindú, el sol es la fuente principal a través de la que obtenemos el Prana (o energía vital) y hay practicantes que creen firmemente que no es necesario nada más que luz solar para sobrevivir y que, una vez aprendemos a aprovecharla mediante la meditación, podemos prescindir de la comida y el agua para el resto de nuestras vidas.

Me gustaría hacer un apunte: ni siquiera las plantas, que han evolucionado para procesar de manera eficiente la luz solar, son capaces de sobrevivir sin agua ni nutrientes. Pero, eh, ABORDEMOS EL TEMA CON LA MENTE ABIERTA (recordemos que tener la mente abierta no significa creerte cualquier idea que te digan porque te parece bonita, sino evaluarla objetivamente y decidir si tiene o no sentido).

Primero, ¿Hay alguna prueba de que esta sea posible vivir sin comida?

La prueba más sólida de que la gente puede vivir sin comida ni agua son varios “gurús” que dicen llevar años sin comer, como Prahlad Jani, un tipo de 82 años dice que no ha probado un bocado desde los 7 años.

Los mentirosos también llevan túnicas.

Luego están las páginas como esta que aseguran tener pruebas científicas que respaldan el respiracionismo. Su visión de prueba científica, citando literalmente el texto, es: “Todo el mundo sabe que la piel produce vitamina D cuando está expuesta al sol. Este es un ejemplo maravilloso de la ciencia apoyando al respiracionismo“.

Claro, porque la vitamina D se materializa mágicamente de la nada allá donde nos toque la luz solar, ¿verdad? No es un resultado de la transformación de otros nutrientes que son alterados por la radiación ultravioleta, ¿no? Me cago en todo.

Hagámonos la pregunta contraria: ¿Y hay alguna prueba de que sí necesitemos comida para subsistir?

Creo que es bastante obvio, pero aportaré algún dato para los más escépticos: 3.1 millones de niños mueren cada año por problemas de malnutrición. Y, casualmente, la mayoría viven en países donde pega bastante el sol.

Llegados a este punto, un defensor de esta práctica me diría: “¡Eh, el respiracionismo funciona, lo que pasa es que los niños no saben meditar correctamente para aprovechar el Prana que les está lloviendo encima!

Ah, bueno, entonces, ¿No sería estupendo si alguno de estos iluminados capaz de vivir sin comida fuera ahí a enseñarles a los pobres niños cómo aprovechar la energía solar para subsistir? ¿No debería existir alguna organización llamada Respiracionistas Sin Fronteras que se dedicaran a combatir la escasez de alimentos?

Claro que no, porque estos “maestros espirituales” sólo acuden allá donde hay gente suficiente dinero y  tan pocas preocupaciones que está dispuesta a desembolsar unos cuantos billetes para no tener que preocuparse por comer.

El buque insignia del respiracionismo, el Instituto Respiracionista de América, ofrece a través de su página web un curso para aprender a vivir sin comida por nada más ni nada menos que UN MILLÓN DE DÓLARES. Al principio creía que estaba en una página satírica que estaba en realidad criticando este movimiento, pero no: de verdad existe una “institución” capaz de pedirte 1.000.000$ (a pagar en 10 cómodos plazos de 100.000$) por transmitirte una sabiduría que, de ser cierta, podría poner fin al sufrimiento de millones de personas que pasan hambre en el mundo debido a la escasez de alimentos. Hay que tener tan poca vergüenza que no me imagino de qué es capaz esta gente cuando nadie les mira.

Aquí está su oferta. En rojo y en mayúsculas, dejan claro que no te devuelven el dinero.

No contentos con eso, decoran su anuncio diciendo que “los estudiantes que completen este curso serán los líderes espirituales y maestros del Nuevo Mundo“. Grandísimos hijos de puta (pido disculpas a sus madres*).

Por supuesto, hay gurús freelance mucho menos materialistas que transmiten su conocimiento por su cuenta a precios más asequibles, del orden de los 1.200$ por un curso de 8 días.

Algunos incluso ofrecen su conocimiento gratis**, como en este PDF que te explica cómo convertirte en un respiracionista. Mira, al menos podrás matarte lentamente y dejar tu dinero a alguien que lo sepa invertir mejor.

Una persona que dice seguir una dieta respiracionista (me ha parecido el  caso más estrafalario) es la llamada “barbie humana“, la ucraniana Valeria Lukyanova, que se considera una mensajera de otro planeta que ve espíritus de otras dimensiones y que ha venido a la Tierra para cambiar el rumbo de la humanidad.

Por si os lo preguntáis, su inusual aspecto es el resultado de una gran cantidad de operaciones estéticas a las que se ha sometido porque, según ella, utiliza una apariencia hermosa para que su mensaje llegue a más gente. Le hacen una entrevista en este vídeo de VICE.

Bueno, vale, todo esto empieza a sonar a estafa, pero, ¿Se ha puesto alguna vez a prueba a alguno de estos gurús para ver si realmente dicen la verdad?

Sí, por ejemplo, Ellen Greeve, es una australiana que aparece en programas New Age y ha publicado libros al respecto con títulos tan intrigantes como “La ley del amor y su fabulosa frecuencia de libertad” y “El programa Madonna de frecuencia de paz planetaria“.

Unos títulos con un buen rollo muy apropiado para unos libros que han provocado la muerte de 4 personas que intentaron seguir el estilo de vida respiracionista en los últimos 20 años.

Ellen Greeve, quién se hace llamar también Jasmusheen, asesinando a gente a través de la mierda que le sale por la boca.

Esta señora sostenía tan firmemente que podía vivir sin comer ni beber que incluso estuvo dispuesta a demostrarlo en un programa de televisión que la vigilaría durante una semana para comprobar que realmente seguía esta “dieta”. A los cuatro días empezó a sufrir síntomas de deshidratación aguda (qué sorpresa), perdió 6 kilos, tenía las pupilas permanentemente dilatadas y el pulso se le disparó por las nubes. Entonces los médicos del programa decidieron parar el experimento antes de que su estado de salud empeorara aún más.

Podéis ver un extracto del documental que destapó su farsa en este vídeo de Youtube, donde además se presenta el caso de Willey Brooks, un amigo de Ellen Greeve que decía que llevaba 19 años sin comer, pero se le acabó el chollo el día que le encontraron saliendo de un restaurante de comida rápida con un pastel de pollo.

Luego está el tipo de 82 años que he comentado al principio, Prahlad Jani, sometido a estudio por un hospital indio. El médico que lleva la investigación, el doctor Shah, insiste en que de verdad tiene algún tipo de poder sobrenatural que le permite vivir sin comer y que dice la verdad… Pero nunca emite ningún tipo de resultado con datos que lo respalden ni deja a nadie más investigar el caso de Prahlad. El doctor complementa su investigación con actividades como pedir fondos a la NASA, alegando que sus investigaciones podrían ser de gran utilidad para los astronautas.

Vale, vale, existen los farsantes, ¡Pero a lo mejor y ahí fuera hay cientos de personas capaces de vivir sin comida ni agua! ¡A lo mejor alguno de sus cursos funciona!

Si esta gente quisiera realmente demostrar al mundo su poder, callarnos la boca a los escépticos de una vez por todas y, al mismo tiempo, ganar dinero, promocionar su filosofía de vida, obligarnos a redefinir los conceptos científicos que damos por sentados y ayudar muchísimo a la humanidad, tienen la posibilidad de hacerlo gracias a premios que otorgan fundaciones privadas a gente que sea capaz de demostrar alguno de estos fenómenos “paranormales”.

La fundación James Randi, por ejemplo, ofrece 1.000.000$ a cualquiera que pueda demostrar alguna de estas teorías. ¿Por qué ningún respiracionista lo ha reclamado? No le costaría nada ir ahí y pasar unos cuantos días sin comer, como supuestamente lleva haciendo toda la vida, ¿no? Obviamente, porque es todo una patraña y el negocio se les vendría abajo en seguida.

En fin, supongo que todos sobreentendemos por qué vivir indefinidamente sin comida ni agua es imposible, pero voy a hacer un breve resumen de todos modos.

Nuestro cuerpo está compuesto por materia (no te acostarás sin caber algo más) y está en constante cambio porque sacamos la energía de las sustancias que ingerimos, transformando unos compuestos en otros y excretándolos cuando ya no nos sirven para nada, así que tenemos que volver a tomar las materias primas del medio que nos rodea para seguir extrayendo su energía.

Desde el punto de vista estructural también necesitamos comida: nuestras células mueren constantemente y necesitamos material para crear células nuevas que las suplan. Para poner un ejemplo, sólo en la piel perdemos entre 30.000 y 40.000 células cada hora.

Por otro lado, el agua es el medio a través del cual se producen muchas reacciones químicas en nuestro cuerpo, nos ayuda nuestra temperatura, transportar nutrientes por el cuerpo y excretar el material que nos sobra. Es por eso que el cuerpo necesita mantener constante la cantidad de agua que contiene para su correcto funcionamiento y, como está perdiendo líquido en todo momento, tenemos que beber con regularidad para rellenar de nuevo las reservas.

Es decir, que un ser humano es un sistema que está constantemente perdiendo la materia que lo compone y necesita reabastecerse de manera periódica para mantenerse operativo (la descripción menos romantizada del ser humano de la historia). Si permanece mucho tiempo sin meterse por la boca nada de su alrededor, todo el tinglado se desmorona.

O sea, que si existiera de verdad gente viviendo sin ingerir nada, sólo a base de luz solar (o luz solar y agua, que no tiene nutrientes), estaría ocurriendo alguna de estas dos cosas:

1) Estaría sacando la materia que compone su cuerpo de la nada, algo que es imposible.

2) Su cuerpo no estaría constantemente produciendo células nuevas. Esto es un problema muy gordo porque sus tejidos no serían capaces de regenerarse, así que cualquier daño que recibiera no sería reparado.

Una consecuencia curiosa que se me ocurre respecto a este punto (a parte de que sus heridas nunca se curarían ni su cuerpo sería capaz de reparar los daños en el ADN que provocan el cáncer) es que las células que revisten el interior del estómago humano y lo protegen de su propio ácido, que se renuevan cada 2 días debido a las duras condiciones a las que están sometidas, no se regenerarían. El ácido estomacal disolvería las paredes y se colaría hacia el resto de sus órganos internos, matándole en poco tiempo.

En definitiva, si a alguien se le ocurre una teoría espiritual nueva, la lleva a cabo y acaba teniendo efectos negativos sobre su salud, es su problema. Somos adultos y podemos hacer lo que nos dé la gana con nuestro cuerpo. Pero cuando ve que estas ideas no funcionan, pero aún así hace creer a los demás que sí e intenta vendérselas, aún conociendo sus posibles efectos negativos, se convierte en algo peor que un fraude y la justicia debería ponerle freno.

*A menos que también estén metidas en el ajo.
**En la última página del libro, el autor te dice que, por haberte ofrecido algo gratuitamente, quedas en deuda kármica con él y que puedes mandarle parte del dinero que te ahorres en comida después de leerlo. Que no te obliga, no lo hace por dinero, pero estás en deuda kármica. Me ha parecido hilarante.

16 pensamientos en “(Mega)patrañas (VII) : Vivir de la luz.”

  1. Hace unos cuantos meses (quizás el año pasado) me topé con la noticia de que una mujer (creo que estadounidense) se propuso como meta vivir únicamente con la luz del sol. Murió.

    Para estar seguro de algo hay que vivirlo y no tomárselo tan a la ligera, y me refiero tanto al hecho ignorante descrito previamente (y también ejemplificado en este post) como a una crítica destructiva (que a mi parecer es lo que veo aquí).

    Ahora bien, yo no afirmo ni niego el “respiracionismo”, pues para ello no solo necesito conocimientos que se hallan en libros de texto e inclusive en Internet y que son por tanto muy fáciles de acceder, sino realizar una pequeña o grande investigación (dependiendo de la situación económica de cada quién).

    ¿Es cierto que los yogis consiguen controlar su subconsciente e inconsciente y por tanto todo su cuerpo incluyendo sus células para utilizarlas a su merced? Tendré que averiguarlo por mí mismo y no afirmarlo o negarlo como cualquiera puede hacer, porque no gano nada ni negándolo y quedando como un héroe ni muriendo a causa de una falta de nutrientes.

    Por cierto, este post está currado xd
    Un saludo

  2. Jordi, se nota que estás hasta las pelotas de los exámenes. Se percibe claramente un tono algo enfadado, ME ENCANTA, jajajaja.
    ¡¡Sigue así chaval!!

  3. Es cierto necesitamos transformar materia en energía, pero no con carne, pues esta comprobado que muchas personas que sufren de cáncer consumen mucha carne; lo del sol es cierto que podemos vivir por ciertos periodos de tiempo con la vitamina e que otorga mas no toda la vida, lo otro es no desperdiciar la energía creadora de los órganos sexuales, pues esta retroalimenta el cuerpo y lo ultimo es que dices que sin comida el cuerpo no se regenera; por el contrario si lo hace, el ayuno es una forma de curar muchas enfermedades puesto que como los órganos no están ocupados en digerir los alimentos se encargan de reestructurar fibras y pues puedes comprobar esto con documentales que existen sobre el ayuno en youtube, es mas se descubrió que los pacientes con cáncer que ayunan antes de las quimioterapias resisten mas a los efectos negativos que dejan estas terapias…aaa y se me olvidaba la oxigenación es importante para la vida y si podemos vivir mas tiempo sabiendo respirar, pero estoy de acuerdo en que el corazón necesita energía que le dan los alimentos para latir con fuerza y renovar la sangre y oxigenación en los órganos… bendiciones

  4. Cualquier persona que sepa un poco de biología y nutrición debería razónar inmediatamente que algo así es logica mente imposible……………… No entiendo como hay personas que creen eso posible.

  5. Pues yo los metía a todos un año en un campo de concentración. Así cuando saliesen podrían impartir cursos sobre las virtudes del canibalismo. Estos tendrían el mismo respaldo por parte de la comunidad científica (o ya directamente de cualquiera que sepa sumar 2+2) que el respiracionismo, pero al menos serían mucho más divertidos y si que contribuirían en cierto modo a acabar con el hambre: una familia numerosa podría alimentarse de Cañete durante al menos un mes.

  6. El tal “DANIEL” de un par de comentarios aquí arriba…
    No deberías mezclar la dieta hipocalórica (que en Drosophilas melanogasters ha demostrado que alargan la vida (LAS DROSOPHILAS MELANOGASTERS SON MOSCAS DE LA FRUTA)), con las majaderías del respiracionismo.
    Hay alimentos con Vitamina D, pero la Vitamina D no alimenta.
    PD: Los porros tampoco alimentan.

  7. ¡Cientifiquitos intolerantes con lo que desconocen!
    Una mierda de artículo escrito con mucha saña…
    No hay porque entender todos los misterios del universo, ni porque ser todos iguales. Cada uno lleva su nivel de evolución, tal como paso con nuestros ancestros los monos.
    Algunos, como el que has escrito este artículo, esta todavía muy verbasco a ellos.

  8. El hombre que mencionas al principio, él vive de agua y de luz Solar, porque evidentemente, el agua es demasiado necesaria. No voy a negar que sí hay farsantes, pero oye, ¿si alguien que ha dejado los alimentos convencionales va a reclamar un millón de dolares, y si no lo hace, está mintiendo? Me parece que el enfoque ue le das al dinero es demasiado, en especial si esa persona sólo se alimenta de dos cosas. En fin, este blog está relatado en base a no poder creer algo, pero vale, si se pudiese considerar al menos la posibilidad en vez de escribirlo con una actitud que… pues venga. No se logra en un día, ni te levantas pensando que ya vas a vivir de eso. Se requiere años, muchísimos años de práctoca. Pero ya va, cada quien es libre de creer lo que quiera…

  9. Siempre será mas fácil creerse el cuento chino de otro antes que analizarlo y sacarle defectos(lo cual requiere al menos un mínimo esfuerzo), es la única explicación que le veo yo a que la gente se trague todo tipo de patrañas, luego están los espabilados que no se lo creen, pero que son conscientes de que hay gente vaga mentalmente hablando que no se planteará mas opciones que las que les das, e intentarán sacar pasta del asunto a su costa, y luego estarán los que no les interesa el dinero, pero si que quieren algún otro tipo de beneficio como pasar a la historia como el gurú que vivió sin comerse un rosco 😉

  10. Este muchacho está muy desinformado y se tropieza con más desinformadores. Espero que para los exámenes hayas estudiado mejor de lo que conocer el tema. Has dicho que Jazmuheen lleva 17 años sin comer y que Pralat Jahni lleva 7, pero que lio tienes en la cabeza. Te alarmas por que Jazmuheen come un bocado. Definitivamente no sabes de que va el tema.

Deja un comentario