¿Podemos comunicarnos más rápido que la luz usando el entrelazamiento cuántico?

Hoy toca hablar de uno de esos fenómenos que parecen desafiar toda lógica y que hacen que mi bandeja de entrada (jordipereyra@cienciadesofa.com) termine llena de preguntas imaginativas. No me estoy quejando, me parece estupendo.

El entrelazamiento cuántico es un fenómeno que permite a una partícula influenciar el estado de otra de manera instantánea, por muy grande que sea la distancia que las separa. Las partículas entrelazadas podrían encontrarse en extremos opuestos del universo observable y el efecto de una sobre otra seguiría siendo instantáneo mientras la luz, propagándose a velocidad de caracol por el vacío a casi 300.000 kilómetros por segundo, tardaría 92.000 millones de años en cubrir la misma distancia.

Sabiendo esto, es normal que muchos me hayáis preguntado si podríamos utilizar este principio para comunicarnos de manera instantánea desde cualquier punto del universo. Ya he recibido demasiados e-mails sobre este tema como para continuar respondiendo “sí, no te preocupes, tengo esa entrada pendiente” y seguir durmiendo tranquilo por las noches, así que ahí va mi intento.

El entrelazamiento cuántico es una de tantas propiedades poco intuitivas derivadas de la mecánica cuántica, el campo de la física que se dedica al estudio del comportamiento estadístico del mundo subatómico. Si eso de que las partículas tienen un comportamiento estadístico no os convence demasiado, introduje la historia del desarrollo de esta teoría y la confirmación de su validez en este vídeo:

Pero antes de ver qué tiene que ver todo esto con la comunicación superlumínica, veamos con más detalle en qué consiste eso del entrelazamiento cuántico utilizando como ejemplo una propiedad que tienen las partículas llamada “spin“.

Como explicaba en esta entrada en la que hablaba sobre el sentido de giro de las galaxias, un objeto que gira sobre su propio eje tiene cierto “momento angular“, una magnitud que representa la “cantidad de movimiento rotacional” que posee. Esta “cantidad de movimiento” se conserva, lo que significa que el momento angular de un sistema siempre permanece constante.

Hablo con más detalle de este tema en la entrada que he mencionado pero, para el caso que nos ocupa hoy, un buen ejemplo de la conservación del momento angular sería la explosión de una bomba que está tirada por el suelo: al estar quieta, el momento angular inicial de la bomba es cero así que, cuando explote, el momento angular combinado de todos los trozos que saldrán volando también será ser nulo. Esto significa que la masa y la velocidad de los pedazos de material que salen disparados en una dirección “compensarán” la de los trozos que son propulsados hacia la otra, vaya.

El caso es que las partículas subatómicas tienen una propiedad llamada “spin“, que es el equivalente al momento angular de los objetos macroscópicos. Se le puso este nombre, que en inglés significa “giro“, porque algunas partículas son desviadas de manera parecida a la que lo harían si fueran pequeños imanes giratorios en presencia de un campo magnético.

Pero, ojo, que el nombre es sólo una analogía, porque las partículas no son bolitas que rotan y, por tanto, su momento angular no tiene nada que ver con ningún movimiento giratorio. Es simplemente una propiedad más, como lo pueden ser su carga o su masa.

La cuestión es que, de manera análoga al momento angular producido por un objeto que gira en una dirección o en otra, el spin de una partícula puede apuntar en distintas direcciones (que dependen del ángulo en el que mida, pero por ahora esta simplificación nos vale). Para la entrada de hoy, digamos que el spin es la orientación de la partícula, que puede estar orientada hacia arriba o hacia abajo.

El spin se mide en cantidades raras que intentaré explicar en otra entrada o vídeo sobre el modelo estándar de partículas. (Fuente)

Pese a lo que sugiera la imagen, insisto: el spin no tiene nada que ver con un movimiento rotatorio de las partículas. Avisados quedáis. Sobretodo tú, voz cursiva.

¡Pero si te estaba siguiendo con suma atención!

Estupendo, porque ahora toca hablar del entrelazamiento cuántico.

Hay muchas maneras de que dos partículas terminen entrelazadas, pero la más fácil de visualizar es la situación en la que una partícula se descompone y da lugar a otras dos.

Igual que la bomba que estaba tirada en el suelo cuando explotaba, cuando una partícula que no tiene momento angular se descompone en otras dos partículas nuevas, entonces el momento angular del sistema debe conservarse. Por ejemplo, si la partícula inicial tiene spin 0, entonces dará lugar a dos partículas con el mismo spin pero que estén orientadas en direcciones opuestas, de manera que las dos se contrarrestan y el momento total del sistema sigue siendo nulo.

Hasta aquí no ha pasado nada raro.

Ahora imaginad que vosotros y vuestro amigo Slartibartfast, el extraterrestre que vive en el extremo opuesto de la galaxia, presenciáis cómo una partícula con spin 0 se divide en otras dos. Los dos estáis ansiosos por saber cuál es la orientación de cada nueva partícula, pero os habéis dejado vuestros instrumentos de medición en casa y, además, en vuestros aparatos sólo cabe una partícula, así que cada uno de vosotros se lleva una de las partículas a su casa para estudiarla con más atención, separados por una distancia de 100.000 años luz.

Y aquí viene lo curioso: en el momento en el que uno de vosotros observe su partícula y descubra en qué dirección apunta, entonces sabrá de manera automática que la otra partícula estará orientada en la dirección contraria, aunque se encuentre en la otra punta de la galaxia.

Pfffftz… ¿Se puede saber qué tiene eso de curioso? El momento angular debe conservarse, así que es obvio que cuando uno de ellos descubra hacia dónde apunta su partícula sabrá que la otra apunta en la dirección contraria. ¿En serio esto del entrelazamiento cuántico es esta chorrada

Déjame seguir, voz cursiva, porque estás suponiendo que las partículas adoptan una orientación determinada al formarse y que lo único que hacéis Slartibartfast y tú es “hacer zoom” para poder distinguir cuál es esa orientación.

Pero el mundo cuántico no es tan simple.

Como explicaba en el vídeo que comentaba al principio, cuando la longitud de onda de la onda que define una partícula es mucho mayor que la propia partícula, ésta deja de comportarse como un objeto puntual y se “convierte” en una onda. En este estado, la partícula no tiene una posición determinada, sino que existe simultáneamente en todos los posibles lugares en los que se podría encontrar en ese momento. Además, algunas de sus propiedades también quedan tapadas tras un velo estadístico borroso: mientras viaja por el espacio en forma de onda, el spin de una partícula deja de apuntar en una dirección u otra, sino que existe de manera simultánea en los dos estados. O no existe en ninguno de ellos, como se quiera ver.

Esta situación termina en el momento en el que la partícula es observada: cuando interacciona con su entorno, la onda estadística que define la partícula desaparece y sus propiedades concretas salen a la luz.

Sea como sea, cuando se forma un par de partículas entrelazadas, ninguna de ellas tiene un spin determinado. Ambas tienen un 50% de probabilidades de estar orientadas en una dirección u otra (la única certeza del sistema es que las dos están orientadas en direcciones opuestas), pero no van a decidir cuál de los dos estados adoptarán hasta sean observadas.

O sea, que lo realmente extraño de este fenómeno es que el spin de las partículas no está determinado en el momento de su creación. En realidad, las dos partículas aparecen con una probabilidad del 50% de que su spin apunte en una dirección o en otra, pero no la van a decidir hasta el momento en que observemos una de ellas. Es decir, que la dirección de giro de cada partícula se decide al hacer la observación, no antes.

Y lo realmente loco de estas partículas entrelazadas es que en el momento en el que midas el estado tu partícula y ésta adopte una orientación, la partícula tu amigo Slartibartfast, que se encuentra en la otra punta de la galaxia, “decidirá” automáticamente que debe girar en la dirección opuesta para conservar el momento angular del sistema.

Lo repito, por si aún estáis en shock: en el momento que observemos una de las dos partículas entrelazadas y ésta elija una orientación, la otra partícula adoptará el spin opuesto de manera instantánea, por muy lejos que se encuentre.

Espera, espera, ¿esta interacción instantánea e independiente de la distancia no viola las leyes de la relatividad? ¿no se está produciendo a una velocidad mayor que la de la luz? ¿CUÁNTO TIEMPO LLEVAS MINTIÉNDONOS CON TU SUCIO BLOG?

Puede que a simple vista parezca que las partículas se están comunicando a velocidades superlumínicas, VC, pero echemos un vistazo a las condiciones que la teoría de la relatividad impone sobre la realidad:

  1. Ningún cuerpo con masa puede ser acelerado hasta la velocidad de la luz, porque eso requeriría una cantidad de energía infinita.
  2. Los efectos no pueden preceder a las causas. La información no se puede intercambiar a velocidades superiores a las de la luz porque eso implicaría que, técnicamente, estarían viajando hacia atrás en el tiempo. Por tanto, una señal superlumínica podría hacer que alguien recibiera la respuesta a un mensaje antes de que hiciera una pregunta, por ejemplo.

Pero el entrelazamiento cuántico no incumple ninguna de estas dos normas porque, por un lado, no hay ninguna masa involucrada en el proceso, así que el fenómeno puede ocurrir a una velocidad mayor velocidad que la luz sin problemas…

¿¡En serio!? ¿¡Podemos comunicarnos de manera instantánea entre los extremos del universo observable!? ¿¡El radio de búsqueda del Tinder acaba de aumentar a 46.000 millones de años luz!? 

… Pues no, no te emociones tanto, porque resulta que el segundo motivo por el que el que este fenómeno no viola la teoría de la relatividad es que mediante el entrelazamiento cuántico no se puede transmitir información.

Y esto se debe, básicamente, a que no hay ninguna manera de que un agente externo influya en el comportamiento de una partícula: el spin de la partícula se decide en el momento en el que se mide y es completamente aleatorio y, además, el entrelazamiento se pierde después tras la medición.

Por ejemplo, si Slartibartfast y tú tuvierais una bolsa llena de partículas entrelazadas cada uno y las midierais una por una, veríais que el spin de cada una variaría de manera aleatoria, pero nunca podríais intercambiar ningún tipo de información usando ese spin porque, por mucha ilusión que os haga, no tenéis ningún efecto sobre él. Es como si sacaras bolas blancas de una bolsa que se volvieran rojas o azules de manera aleatoria cuando las miras. Por mucho que intentaras pintar tu bola, la de Slartibartfast no cambiaría de color.

O sea que la respuesta a la pregunta de hoy es que no podemos comunicarnos a velocidades mayores que las de la luz utilizando el entrelazamiento cuántico y Slartibartfast va a tener que seguir esperando 100.000 años hasta que tu “ey k pasa loko” cruce la galaxia. Y tú tendrás que esperar otros 100.000 años para recibir su interesantísima respuesta.

Estupendo, pero eso ya no me preocupa. Lo que me ha dejado con el culo torcido es cómo diantres hacen las partículas para comunicarse de manera instantánea.

Es que la cosa es que estas partículas no se están “comunicando”. En realidad, no existe ningún intercambio de información ni se mandan ninguna señal para anunciarse en qué dirección han decidido orientarse tras ser observadas.

Suena raro porque, en el mundo macroscópico al que estamos acostumbrados, para una cosa necesita entrar en contacto con otra o emitir algún tipo de radiación que llegue hasta ella para tener algún efecto sobre ella. Pero el mundo de la mecánica cuántica no funciona así: dos partículas entrelazadas son un sistema en el cual la estado de una de sus partes depende del de la otra. Simplemente no se pueden ver las dos partículas como dos sistemas separados, vaya.

Esperaba una respuesta más emocionante, la verdad.

Bueno, tampoco se puede descartar que exista otra capa de la realidad tras la mecánica cuántica que explique todos estos fenómenos tan aparentemente aleatorios y que aún no hemos descubierto. En ese caso, la repuesta podría ser otra.

Esa respuesta me gusta más.

Todo lo que sea llevar la contraria te gusta más, voz cursiva.

 

 

 

Dicho todo esto, si os apetece leer algo sobre historia de la astronomía, os dejo por aquí el libro del que se ha dicho (para bien o para mal): es como leer “Ciencia de Sofá, la película:

47 pensamientos en “¿Podemos comunicarnos más rápido que la luz usando el entrelazamiento cuántico?”

  1. Me pregunto si ese comportamiento podría tener aplicaciones en el mundo de la criptografía para generar claves. El spin que observas es aleatorio pero en el otro lado es opuesto ¿Se podría observar el spin a la vez en ambos lados o sólo es posible inferir el valor del otro lado a partir de tu lectura, sin que tu colega extraterrestre pueda saber que has medido?

  2. Me ha gustado también lo de otra capa de realidad 🙂

    ¿Cómo sabemos que no se decide el spin hasta que se mide (en los dibujos, el tick verde), y no que está determinado al crear las dos partículas (en los dibujos, la cruz roja)?

    Sé que debe de haber algún motivo, pero por lo poco que he leído de mecánica cuántica, las dos situaciones me parecen equivalentes…

  3. Una duda, desde mi extrema ignorancia, dices que las partículas están como en pausa hasta que las observemos y cuando en uno de los extremos la observen, en el otro extremo la partícula toma un spin contrario a la otra.

    Si al tomar un spin determinado eso afecta de alguna manera al entorno de la partícula, entonces podríamos saber que “algo” ha pasado en el otro extremo, por lo que podríamos establecer un código digital, no? “Observan la partícula”=1 “no observan la partícula”=0

    ¿En qué me equivoco?

    Gracias por el blog

    1. Te equivocas en que para saber el spin hay que medirlo. Cuando mides el spin de uno, no sabes si el otro lo ha mirado ya o no.
      Tu sólo miras, ves up y ya está. No sabes quién lo hizo primero.

      Date cuenta sabemos todo esto de que colapsa al observarlo porque se han hecho experimentos específicos para determinar que eso es así.

      En el ejemplo, tu te llevas uno y yo otro. Y tú no sabes el spin porque no lo miras y tampoco sabes si yo lo he visto o no.
      El primero que lo mire, hace colapsar el sistema y se “asignan” los valores, pero el segundo cuando mire no sabrá si é está colapsando la onda y es el primero en mirarlo o no.

      Espero haberme explicado.

  4. Aun así, creo que se ha medido que el entrelazamiento tiene una ¡velocidad! de 10.000 veces la de la luz. Y eso puede ser una interesante y nueva constante.

  5. Muy buen artículo, pero si que se puede transmitir información, aunque no se pueda cambiar el “color” de la particula ni manipularlo, si que se puede observarla o dejar de hacerlo para que estas tomen o no color. Si no tienen color, equivaldría a cero y si lo tiene, sea cual sea, valdría uno, entonces ya tenemos un código binario.
    Bueno esto suponiendo que al dejar de mirarla vuelva a su estado normal de neutralidad y no se quede para siempre con el color que le toque la primera vez que la miramos.

    1. El problema es que al “mirar” y una vez conocido el “color”, la bola deja de existir. La observación implica la destrucción de la partícula.
      Digamos que es de “un solo uso”.

  6. Interesante si señor,… así a bote pronto pienso que lo importante sería, o mejor dicho lo fundamental iba a ser como separar y guardar las partículas para llevárnoslas a otra parte pues entiendo que el resultado de las mediciones se puede sustituir por el intervalo de estas ._..__._ :_ .. _

  7. Mmm y hay alguna manera de saber si una partícula ha sido observada? Algo que reaccione solo ante cierto spin, y que ante una partícula no observada no reaccione..
    y así poder comunicar información por ejemplo en dos partículas si el spin observado d la partícula A es correcto, la partícula B se mantiene sin observar y así montar una comunicación binaria de algún tipo xd

  8. El único uso que se me ocurre del entrelazamiento es para encriptar mi conversación con Slartibartfast. Si Slartibartfast y yo nos ponemos de acuerdo y llenamos la bolsa de partículas entrelazadas ordenadamente, en mi casa leería los spins y obtendría -1, 1, 1/2… Esos números los utilizaría para encriptar mi mensaje y enviarle a Slartibartfast. En su casa, Slartibartfast leería sus spines con lo que deduciría mis spins -1, 1, 1/2… y con eso decodificaría mi “ei k paza lokho :v”.

  9. Si lo he entendido bien, hasta que no se observa la partícula, esta y su partícula entrelazada no definen uno de los dos estados posibles, ahora bien, ¿hay alguna forma de saber si ha definido uno de esos estados antes de ser observada? O, una vez observada, ¿deducir si el estado que posee es a causa de nuestra observación o de nuestro amigo Slartibartfast?

    Si esto fuese posible, ya se estaría enviando algún tipo de información, está claro que no tendríamos un internet intergaláctico, pero si podríamos enviar mensajes preestablecidos y asociados a cada partícula, esto rompe la segunda regla, así que supongo que no es posible, pero prefería preguntarlo para asegurarme.

    Un saludo y muchas gracias por estas pequeñas explicaciones de como funciona el universo.

  10. Supongo que tampoco será posible detectar, vigilando de alguna manera la segunda particula, el *cuándo* ha sido observada la primera, independientemente del valor que ésta haya tomado, ¿verdad?

    Porque en ese caso sería posible usar una sincronización para codificar mensajes. Es decir: si leo el valor de la partícula en determinado intervalo de tiempo es un 1, si lo leo en otro intervalo de tiempo es un 0 (o incluso una base numérica más grande).

    Un saludo y gracias por tus explicaciones 🙂

  11. Me encanta el articulo, pero

    Hay algo que no estoy de acuerdo (XDD, seguramente que no lo entiendo). Tu dicies que no hay intercambio de informacion. Pero yo veo un bien claro.

    Cuando la particula 1 es observada, su estado queda definido, por lo que al mismo tiempo queda definido en la particula 2. Aqui hay intercambio de informacion, es decir nuestro amigo en esa galaxia a tomar por culo sabra el momento exacto que nosotros hemos observado la particula, ya que su estado ha quedado defnido.

    Vamos montado el telefono cuantico y nos dejamos de historias?

    1. El tema es que tú no sabes si el otro ha mirado o no.

      Para saber que spin tiene, debes mirarlo. Al mirar, no sabes si has sido el primero o no lo has sido. Simplemente ves un up o un down.

  12. Te animo a seguir con los videos, con ese aire espontáneo y con la coña de dar la plasta con tu libro. Me gusta mucho como lo haces y creo que eres muy didactico aunque hables rápido, la edición deje que desear, etc. A mí todo esto me parece entrañable, y a pesar de ser físico de profesión y ya tener ese conocimiento, me “trago” todos tus videos por las razones que comento. Ánimo y suerte!

  13. Desde mi profunda ignorancia del mundo cuantico me gustaria plantear una pregunta: seria posible que en realidad las particulas entrelazadas en realidad fuesen la misma particula en una dimension superior? me explico: seria como si observasemos un hpercubo pero solo viesemos un cubo en cada lado de la galaxia. es decir mi amigo el extraterrestre tiene un cubo y yo otro peor en realidad son proyecciones del mismo hiupercubo y al rotarlo , los cubos proyectados rotarian tambien simultanemanete en dos lugarres distintos de la galaxia.

  14. ¿Si entrelazo dos partículas y no dejo de observar la primera, sabemos que la otra siempre tendrá un estado fijo? En este caso, no nos importaría saber la orientación del spin, si no, si varía o no éste. En este caso, le podría decir a mi amigo extraterrestre que si alguna vez varía la orientación de su partícula significa X. Y en ese caso sí que se podría transmitir una información más rápido que la velocidad de la luz. Mi pregunta es, se puede mantener a la otra partícula en un estado fijo observando siempre la primera. ¿O solo por el hecho de observala, la otra se desentrelazaría al instante?

  15. Gracias por el artículo.
    Había leído antes acerca de esa comunicación instantánea y la imposibilidad de transmitir información, pero ahora me queda más claro.
    Es algo así, como que cada vez que miro una partícula esta toma uno de los dos valores al azar, de forma tal que no puedo obligarla a tomar uno concreto, me limito a observar cuál ha tomado, de donde deduzco que la otra tiene el opuesto.
    O sea que de 10 partículas observadas, si yo he visto 6 “azules”, la otra parte habrá visto 6 “rojas” y si las 4 restantes no las hemos observado seguirán siendo indefinidas ?
    Me pregunto qué pasaría si en la otra parte en lugar de observarlas, se limitaran aplicando la teleportación de sus características a las partículas recibidas a ponerlas en mi lado otra vez, supongo que en ese caso, yo observaría la coincidencia entre la original y la teletransportada ? (aún así sigue sin haber información útil)

  16. Hola, conozco hace tiempo el blog aunque no suelo comentar. Sin embargo en este caso me gustaría conocer tu punto de vista sobre la conjetura ER=EPR que, en principio, parece que podría explicar este fenómeno. Muchas gracias

  17. Para aclarar lo que algunos estáis comentando sobre observar la “segunda” partícula para ver si ya “ha cambiado”.
    No podemos observar una partícula para ver si ya se ha definido por acción de la primera. Observar una partícula es precisamente lo que hace que ésta se defina. No podemos realizar ninguna medición sin que esta se defina. Y como medición está también el hecho de observar si ésta se ha definido ya.

  18. Desde mi ignorancia,

    Si observas una partícula no sabes si tiene ese spin porque eres el primero en observarla, o porque se está observando su partícula entrelazada. Así que si dejas de observarla, y la vuelves a observar otra vez, tampoco sabes si al tener el mismo valor, es casualidad, o es que sigue siendo observada la partícula entrelazada…

    Pero puedes observarlas de dos en dos, y si una partícula es siempre constante, y la otra cambia, entonces la particula constante es la que sigue siendo observada. Ése sería el mensaje (parcial) que nuestro amigo extraterrestre quiere decirnos (observo la partícula A). Y para ello necesita dos partículas. Yo, por mi parte, necesitaría otras dos partículas para decirle que observo mi particúla A, o la B. El emisor observa sólo una partícula de su par de partículas, y las dos partículas de su compañero.

    En algún momento esta teoría flaqueará, pero es divertido abrir el foro de debate.

    La velocidad de transmisión no sería constante, claro, estaría en juego la frequencia de muestreo, y la probabilidad de encontrar un valor cambiado (50% en primera iteración, 25% en segunda, etc)

  19. a ver si me aclaro: Observador 1 y 2 se llevan cada uno su particula a 10.000 años luz y quedan que en tal dia a tal hora 1 observará el spin y si le sale -1 rompe un jarron y si le sale 1 rompe una taza. Si el observador 2 observa su particula y le sale lo contrario sabe en ese instante que el jarron o la taza está rota. Entiendo que ahí lo que falla es que no hay una transmisión como tal?

  20. Yo estaba pensando lo mismo. De hecho – siguiendo el símil del spin como giro – los dos lados del hipercubo que aparecieran en nuestra realidad de tres dimesiones espaciales girarían en sentido contrario, o sea tendrían spines contrarios.

  21. Tengo la misma duda que ya presentaba Pablo Olmos y algún otro usuario.
    Si podemos discernir si el otro participante ha observado o no la pareja entrelazada, es decir si nuestra partícula es una caja gris o ya tiene color azul o rojo en el artículo, podemos trasmitir un bit de información.
    Entiendo que debe ser posible discernir entre estas situaciones observando la variable conjugada del Spin de la partícula, que por el principio de incertidumbre de Heisenberg no debería poder determinarse si la partícula entrelazada ya ha sido observada.
    De esta manera si los participantes se llevaran 3 partículas entrelazadas, el “transmisor” podría lanzar un dado al llegar al destino, codificar el resultado en binario, entre 001 i 110 y observar el spin de las partículas a las que corresponde un 1.

    1. Gracias Paco por la respuesta; no se puede saber si el otro observador ya ha mirado o no su partícula, si la caja sigue siendo gris o ya ha tomado color.

      He estado buscando información y he visto que el Spin puede medirse en dos ejes Sx y Sz. Estas dos mediciones son conjugadas, cuando se mide una ya no se puede medir la otra, pero no es que ya no pueda medirse la otra, si no que su valor habrá cambiado aleatóriamente.

      Este mismo comportamiento debe observarse con las partículas entrelazadas, si se mide Sx o Sy en ambas los valores se corresponden, ahora bien una vez se mide Sx en una partícula, Sy cambia tanto en dicha partícula como en la conjugada, es un cambio que se produce instantáneamente por muy separadas que estén las partículas pero que no es posible observar si están separadas.

  22. Consulta, como es posible saber que una particula aún no definió su spin si al observarla hacemos que lo defina? Cómo determinas en que momento definió su spin si siempre que la observas este está definido?

  23. No entiendo muchas cosas…
    -Si la dirección del spin se decide en el momento en el que lo mides/interacciona con su entorno, como sabes que eso es cierto y no estaba decidido antes?
    –Si dos partículas están entrelazadas y cuando mides el spin de una, la otra automáticamente tambien se define, como sabes que no lo había hecho antes?

    Bueno realmente es la misma pregunta

    1. Lo que preguntas es cómo se han hecho las pruebas que han llevado a esas conclusiones.
      Preguntas por cómo se han hecho los experimentos.

      Lo mejor es que busques y leas los papers relacionados.

      1. Partiendo de la premisa de que un fotón se comporta como una onda si no se observa y como una partícula cuando se observa, si pudiéramos ver el efecto de ese fotón sobre un medio y observando ese medio (pero sin observar el fotón) se pudiera saber si la partícula se está comportando como una onda o una partícula, ¿podríamos saber de esa manera si ha sido observada al “otro lado”?

        1. Me temo que confudes términos.
          Tu premisa es falsa. Un fotón es un fotón. En ciertos experimentos se ve un comportamiento que nosotros llamamos “onda” y en otros otro que llamamos “partícula”. Pero el fotón sigue siendo un fotón antes y después de experimentos de ese tipo.

          Además esto no tiene nada que ver con el entrelanzamiento cuántico.

  24. La verdad es que si lo miramos desde un punto de vista “clásico” parece como si no hubiera ningún misterio: hemos partido una cosa por la mitad, yo tengo una parte y tú la otra…ignorando todas las teorías de “varias situaciones a la vez hasta que se observa”, sencillamente cada uno tiene una parte. Y por eso “la transmisión” es instantánea: porque no hay transmisión.

    La verdad es que habría que repensarlo todo un poco más.

    ¿Tan seguras son las teorías cuánticas para tener que darle ese planteamiento al entrelazamiento cuántico?

    ¡Sólo es un planteamiento, me ha encantado el artículo!

Deja un comentario