Patrañas (VI): “Nuestras mentes están conectadas”

Me he topado con un artículo en inglés que afirma tener la “prueba científica” de que nuestras conciencias están todas conectadas y que compartimos una especie de “mente global”. En realidad, el artículo no prueba nada en absoluto (y mucho menos de manera científica) y por suerte aún no ha sido traducida al español, así que vengo a advertir a internet de la basura que contiene antes de que se esparza como un virus intelectual.

Cuando empiezan a aparecer imágenes de este estilo por internet significa que estás adentrándote en la zona de la mentira.

El autor del texto (y del vídeo que añade a continuación) explica que todos tenemos a nuestro alrededor un campo de pensamiento capaz de interactuar con los campos de pensamiento de los demás. Al entrar en contacto dos de estos campos, dos personas serían capaces de acceder al interior de la mente de la otra y leer directamente lo que está pasando por sus cabezas.

El autor tiene una prueba irrefutable de este fenómeno, que se puede resumir en:

¿Te ha ocurrido alguna vez que has sabido exactamente lo que otra persona va a decir? ¿Tienes algún tipo de conexión con un ser querido o una mascota mediante la que puedes saber siempre lo que está sintiendo? ¿Alguna vez alguien te ha dado malas vibraciones y resulta que tu intuición acertó? Eso es porque nuestras mentes están conectadas y somos capaces de acceder a los pensamientos de nuestro interlocutor, alojados en la mente global

¡Vaya! ¡Increíble! Pero, ¿Por qué no estamos leyéndonos las mentes el uno del otro a todas horas? ¿Qué hago yo aquí gastando energía inútilmente hablando?

Porque, según parece, no todo el mundo ha evolucionado lo suficiente espiritualmente como para aprovechar esta capacidad. Vaya, una vez más tendremos que fiarnos de la palabra de un reducido grupo de iluminados.

En relación al razonamiento que he mencionado en cursiva hace un momento, es obvio que, como dice el autor, se trata de una prueba científica irrefutable que respalda la idea de los campos de pensamiento: de otra manera, es totalmente imposible adivinar qué va a decir una persona que conoces desde hace tantos años que te has acostumbrado a su manera de hablar o que puedas deducir cómo terminará una frase por su contexto. Tampoco hay modo posible de que, al ver a alguien que te resulte sospechoso, su aspecto, su expresión facial y sus gestos te incomoden por el simple hecho de ser algo hostiles. No, no, la única posibilidad es que todos estemos conectados por un campo indetectable que conecta todas nuestras mentes. Recurrir al argumento más estrafalario posible que, además, dé soporte a tu percepción personal del mundo sin aportar ninguna prueba sólida de ella es, sin duda, CIENCIA DE LA BUENA.

Y todo esto era pura ironía, por supuesto.

Para empezar, nunca se ha detectado nada que pueda ser un indicio de un concepto tan poco concreto como “campo de pensamiento“: los pensamientos sólo atraviesan nuestro cráneo por medio de palabras, expresiones faciales y algunas ondas electromagnéticas generadas por la química cerebral.

Así que emitimos ondas electromagnéticas, ¿eh? ¿Y si podemos decodificar esas ondas y de verdad somos capaces de leer la mente de los demás al recibirlas, aunque provengan de la otra punta del mundo? ¿Y si ese es el campo de pensamiento?

En primer lugar, el cerebro humano no posee ningún órgano o célula específica capaz de decodificar ondas electromagnéticas. Si así fuera, estaríamos constantemente recibiendo señales de cualquier cosa de nuestro alrededor que emite ondas electromagnéticas: el wifi de casa, la tele, la radio, el espacio y toda la gente que nos cruzáramos por la calle.

Además, las ondas electromagnéticas emitidas por el cerebro son extremadamente débiles. Para poner un ejemplo comparativo, si el campo magnético de la Tierra apenas puede alinear una aguja en la dirección norte-sur, las señales emitidas por el cerebro son mil millones de veces más débiles. Y nuestro cerebro no es capaz de detectar variaciones en el campo magnético terrestre, así que de los pensamientos de otra gente ni hablemos.

Pero, bueno, sigamos.

Otro argumento “científico” que usa el artículo para “probar” que nuestras mentes están conectadas es el “efecto múltiple“, que es una manera pegadiza de decir “hay tanta gente en el mundo que es normal que a dos personas se les ocurra una idea parecida de manera independiente“.

Este es el motivo por el que se puede entregar un premio Nobel a dos o tres personas por el mismo descubrimiento cuando varios investigadores han llegado a las mismas conclusiones sobre el mismo pese a estar separados por miles de kilómetros y sin saber que los demás estaban trabajando en lo mismo.

Pero, en vez de asumir que esto es una cuestión puramente estadística (no se le puede llamar de otra manera a que a dos personas, de entre miles de millones, se les ocurra una teoría similar por separado), el artículo se pasa por el forro la lógica y usa el fenóemno para justificar sus ideas de esta manera:

“Hasta 1992, se habían producido 148 grandes descubrimientos se pueden atribuir a este proceso [el de los efectos múltiples]. Aquí hay solo unos cuantos:

Evolución (Darwin y Wallace), el cálculo (Newton y Liebinz), fracciones decimales (3 personas), manchas solares (4 personas en 1611), ley de la conservación de la energía (4 personas en 1847) , barco a vapor (4 personas), telescopio (9 personas), termómetro (6 personas).

¿Es posible que 148 descubrimientos tuvieran lugar en el mismo momento exacto por coincidencia y por gente que no estaba compartiendo sus ideas? […] No, todos estaban trabajando en el mismo problema, con sus pensamientos energéticamente ligados.” 

Estos tres párrafos están cargados de tanta mierda que he tenido que abrir las ventanas mientras los leía.

En primer lugar, porque se ha inventado los ejemplos que cita. Muchos de esos descubrimientos se realizaron con años de diferencia (como las fracciones decimales) o fueron el resultado de siglos de trabajo acumulado (como el planteamiento del principio de conservación de la energía o la invención del termómetro).

En segundo lugar, ni siquiera cita los nombres de los supuestos descubridores ni aporta una fuente que respalde sus cifras. El primer paso para plantear una idea es aportar las fuentes con las que te documentas, en vez de obligar a asumir a buscarlas. A menos que no sepas de lo que estás hablando, por supuesto. En ese caso no necesitas fuentes.

Pero, una vez más, lo más grave de todo es el gran socavón lógico que tiene la base de su planteamiento.

¿Que dos matemáticos que no se conocen de nada, pero que tienen una formación académica muy parecida y un campo del que aún quedan problemas muy gordos que resolver, deciden embarcarse en resolver el mismo problema y encuentran la misma solución? VAYA, NO ME LO PUEDO CREER.

¿Que a dos biólogos se les ocurrió una manera de explicar el origen de las especies en una época en la que la religión empezaba a perder fuelle y los científicos tenían el camino más despejado para estudiar el mundo? IMPOSIBLE.

¿Que varias personas (de las que en realidad sólo he encontrado 2, y no las 6 que menciona el artículo) describieron por primera vez las manchas solares en 1611? ¿De verdad? Vaya, debe ser porque sus mentes estaban conectadas y no porque el telescopio se había inventado tres años antes y los curiosos que pudieran permitirse comprar uno tuvieran la posibilidad de estudiar por primera vez el sol.

Y tampoco es que sean muy difíciles de ver. (Fuente)

Pero bueno.

El autor de artículo tiene guardado otro as bajo la manga: cuelga un collage con tres fotos de pirámides que se encuentran en distintos lugares del planeta: una egipcia, una azteca y otra de indonesia. Luego, procede a explicar que es muy raro que civilizaciones que nunca entraron en contacto casualmente construyan edificios con la misma forma piramidal.

¡Ah, claro! He ahí la prueba de que debe existir una conciencia global de donde todos sacaban la misma idea. Es lo más razonable, ¿no?

Claro que no.

En primer lugar, a los líderes de las culturas antiguas poderosas les gustaba construir edificios edificios muy altos que simbolizaban su estatus y poder o porque, cuanto más grande es algo y más esfuerzo requiere, más satisface a los dioses. Pero tenían un problema: cuanto más alta es una construcción, más peso tiene que soportar su base y más inestable se vuelve. Cuando aún faltaban siglos para que se descubran el hormigón y el acero, esto era un problema muy grande.

La única manera de conseguir un edificio muy alto era dotarlo de una base gigantesca que repartiera toda la carga que tiene encima, e ir reduciendo la cantidad de material en cada piso que se erigía para evitar que todo el conjunto se colapsara bajo su propio peso. Cuanto más alto querías tu edificio, mayor tenía que ser la base. Básicamente, estas culturas estaban construyendo montículos artificiales porque no tenían otra manera de alcanzar las alturas que deseaban sin que todo se viniera abajo.

De todas maneras, si esta explicación no os convence, las pirámides que hay repartidas por el mundo ni siquiera fueron construidas en la misma época. De hecho, las pirámides egipcias datan de entre el 2.630 a.C al 300 a.C., mientras las pirámides aztecas no aparecieron hasta el siglo XV d.C y, en indonesia, empezaron a construirse en el siglo IX d.C. Además, ni siquiera su estructura interna y su función eran las mismas: mientras en Egipto se utilizaban como sepulcros, en el caso azteca eran herramientas astronómicas y en indonesia templos dedicados a la religión.

Pero el artículo dice una última barbaridad que me gustaría mencionar.

“Ya sabemos que nuestra conciencia tiene efectos energéticos sobre todas las cosas de la creación (pensamientos/acciones de otra gente, ADN, objetos cuánticos, circuitos eléctricos, biología, etc.), pero parece que la conexión entre nosotros es más que sólo energética. También hay una verdadera transferencia de información”

Afirma esto, como si fuera una verdad absoluta que hubiera sido muy estudiada, y se queda tan tranquilo. Por no decir que, llegados a este punto, ha hablado de “energía” de manera general varias veces sin referirse a ninguna en concreto.

¿Que nuestra conciencia tiene efectos sobre circuitos eléctricos? ¿Sobre el ADN? ¿Podemos apagar la tele con la mente o cambiar nuestro aspecto sólo con el poder del pensamiento? Por supuesto que no, porque si así fuera no tendríamos que levantarnos a cambiar de canal y encontrarnos con la cara modificada quirúrgicamente de Belén Esteban.

Lo de los objetos cuánticos es otra historia. Este tipo de páginas web siempre saca la mecánica cuántica a la mínima que pueden. En esta entrada sobre el experimento mental del gato de Schrödinger explicaba en qué consiste la mecánica cuántica y por qué no puedes ir diciendo por ahí que el mundo no existe cuando tienes los ojos cerrados.

¿Y qué objetivo tiene toda esta parrafada? ¿Por qué se inventa estas cosas la gente?

En el caso de quienquiera que escribe estos artículos y hace estos vídeos, sus objetivos son: a) venderte alguna de las patrañas new age que vende en su tienda (a la que llama “tienda de la luz“) o b) convencerte de sus ideas fraudulentas para conseguir tus visitas en sus vídeos (que tienen millones de visualizaciones por vídeo). Esto se traduce en… Redoble de tambores… ¡Dinero! ¡Y, cuando ves que tu mierda se convierte en oro, no te queda más remedio que cagar más!

¿Y por qué te importa a ti que haya quién gana dinero vendiendo sus historias, Ciencia de Sofá? ¿Qué mal te hacen?

Porque se están lucrando con mentiras.

Pero no sólo mienten, sino que además lavan el cerebro de la gente que no tiene la formación necesaria para reconocer que le están tomando el pelo. Al respecto de este lavado de cerebro recomiendo un artículo que he leído hoy en la página “La mentira está ahí fuera” y que habla precisamente de las estrategias que siguen estas páginas para conseguir un público fiel que apoye sus farsas incluso cuando se les presenta una evidencia que las contradice frente a sus narices.

21 pensamientos en “Patrañas (VI): “Nuestras mentes están conectadas””

  1. mentira! yo creo que existe una conexión entre las personas!!! el otro día fui a beber agua por la tarde, y al día siguiente mi amigo me dijo que también bebió agua! coincidencia? lo dudo.
    Juas!

  2. ¿Cómo puede haber gente tan ilusa que crea este tipo de basura? Bueno, supongo que a muchos no les interesa informarse y solo buscan bobadas que escuchan por ahí y prefieren creer tonterías que tomar un libro de física y “descubrir la verdad oculta”. Nadie que sepa leer, o que tenga un poco de curiosidad sana se verá atrapado por estos bichos XD

  3. Tiene pinta de ser una adaptación de la teoría de los campos mórficos de Rupert Sheldrake. Me extraña que el sesuso autor de este blog no lo diga.

    Sobre esta teoría dice la wikipedia.

    Parte de la comunidad científica se muestra muy crítica con la hipótesis de Sheldrake, que no la aceptan como una teoría científica al considerarla fácilmente falseable con la prueba epistemológica de la analogía.

  4. Creo que en este tema todavía hace falta investigación. Yo sí creo en la existencia del fenómeno; hay muchas anéctodas sobre una cierta telepatía entre mascotas y dueños o entre recién nacidos y sus madres.

    Particularmente, tuve una gata que me quería muchísimo y cada vez que yo llegaba a casa, ella me recibía en la puerta maullando como una loca. Me cuenta mi madre que ella bajaba mucho antes de que yo llegara. ¿Cómo sabía ella que yo iba en camino? Aclaro que yo no tenía hora fija de llegada, pero ella siempre estaba ahí, excepto cuando estaba de paseo por los techos.

    Por otro lado, yo trabajo con profesionales (psiquiátras y psicólogos) que utilizan las constelaciones y el psicodrama como método diagnóstico y terapéutico. Obviamente, he participado en constelaciones y doy fé de que sí suceden cosas, como conectarse emocionalmente con un familiar ausente o fallecido. No tengo cómo explicarlo pero sí sé que el fenómeno es genuino y, tras una constelación, se producen cambios en el sistema; la persona sana, o es capaz de tomar una decisión o de cambiar una actitud, incluso aunque no haya estado presente en la sesión.

    Así que yo este tema no lo descartaría tan ràpido.

    1. Año 2003 marzo es de noche estoy dormido y sueño que me habla por telefono mi exesposa…Me dice Adolfo estoy en Mexico…Voy a Ver al Niño ( el Hijo que tuve con Ella ) …Voy a Ver al Niño Va a ir mi Mama conmigo…Nó le digas Nada de
      Nuestras broncas ( problemas )…me desperte era de Madrugada…me volvi a dormir
      Al otro dia a las 11 am …suena el telephone
      Contesto…es Mi exesposa y me dice” Adolfo estoy en Mexico Voy a Ver al Niño Va a ir mi Tia conmigo..Nó le digas Nada de Nuestras Broncas….en mi sueño dijo que venia con su Madre ,en la Realidad …que venia con Sú Tia…
      y Nó Estoy Ganando $$$ . .Tal Vez Hasta.se Van a burlar y Sín embargo fue Cierta esta experiencia y muchas mas experiencias,parecidas que a mi Family y conocidos les Han pasado situations
      Similares …y es Gente que Nó quieren Ganar Dinero Ní Vender.NADA…y Rupert Sheldrake
      es un Cientifico Serio y Vanguardista que de Cierta forma..a continuado lo que Carl G Jung
      Comenzo al estudiar los Fenomenos Ocultos de la Mente Humana,o,los Fenomenos Parapsicologicos

  5. Me considero una persona que usa meramente la razón, no doy nada por hecho. Pero he tenido un proceso de vida muy complicado y por lo mismo considero que he tenido una madurez espiritual más avanzada que el resto, o al menos al resto de mi generación (tengo 17)
    No me gusta la forma en la que el autor citado asevera su opinión y ademas dice hacerlo de modo científico, sin embargo, hay cosas que yo he podido experimentar a las cuales no les atribuyo nombre alguno, pero estoy seguro de que ahí están. Por mi experiencia, en mi vida, al menos tengo claro que uno atrae lo que piensa, y quizá de ser un ateo firme y recto me he convertido a un agnóstico con tendencias mentalistas.

  6. Que triste que hallan tantos charlatanes en la vida, la maldad nos está apoderando, el engaño a cambio de éxito, que tiempos estos, pero con gente como tu, yo y otras personas, podemos desenmascarar las patrañas de hoy en día eje: el horóscopo – !LLAME YA! y les leeremos las cartas del tarot “Pseudociencia” amigos, lo peor es que mi mamá cree en esas cosas y me da mucha tristeza que yo sea de la generación lista y hayan personas mayores creyendo tonterías y gastando dinero en tonterías, y disculpa por desviarme del tema, muy interesante tu articulo, saludos.

    1. Comparto tu impotencia. En mi caso son mis dos padres, cada uno por su lado y por separado, los que creen cualquier tontería que se diga, siempre que suene espiritual. Mi madre le tiene su fe a los ángeles, los santos y (curiosamente) al Tarot. Mi padre es un vitalista convencido, que ahora le ha dado por profesar la fe del espiritismo. Pero lo peor de mi padre es que no hay tontería que saquen en cuarto milenio que no se crea. Un iluso de manual.

  7. Jordi, te has colado, no insultes a los que no piensan como tú, porque tú tampoco puedes demostrar lo contrario científicamente, el fenómeno existe, aunque la ciencia no tiene parámetros para medirlo.
    Eso me recuerda que los militares de EEUU, desde los años 60 están estudiando los fenómenos de telepatía y otras habilidades mentales….
    El que Ud no haya estado nunca en Cox’s Bazar, ni lo haya oído nombrar no significa que no exista, y negar su existencia es de (tontos)
    Un saludo

    1. También el que Ud se empeñe en llamar la peluquería “purificación caballeros” Cox’s Bazar sin ni siquiera leer el nombre de la peluquería (que, por cierto está escrito todo en mayúscula y luces), es de tontos

  8. Puedo demostrar lo que veo, lo que no veo no lo puedo demostrar. Pero creer…puedo creer en cualquier cosa. Otros muchos hace años hablaban de volar, de viajar al espacio, de la electricidad y parecieron locos…nos queda demasiado que aprender. Y es precisamente el abrir la mente a todas las posibilidades lo que nos ha hecho avanzar. Ni creo ni de dejo de creer, sólo observo…

    Magnífico Blog, por cierto.
    Un saludo

  9. Un pequeño detallito, en la imagen de las piramides, no es una piramide azteca sino una maya. Concretamente la de Chichen Itza

  10. Has puesto unos cuantos párrafos por encima de la foto de las manchas solares “fenóemnos”

Deja un comentario