Respuestas (LXII): ¿Qué consecuencias tendrá para la Tierra la explosión en forma de supernova de Betelgeuse, la estrella gigante?

Javier Asencio ha escuchado en el documental “Wonders of the Universe” que la estrella Betelgeuse podría entrar en fase de supernova cualquier día de estos y que, además, la explosión brillaría tanto en el cielo como la Luna llena o incluso el sol. No termina de fiarse de esta última afirmación, pero Javier me ha preguntado: ¿qué consecuencias tendría para la Tierra la explosión de Betelgeuse en forma de supernova?

Vamos a ver primero qué es una supernova para hacernos una idea de qué va el asunto.

En el núcleo de las estrellas tiene lugar una reacción de fusión nuclear constante. Entonces, ¿por qué las estrellas no explotan? Pues porque el peso del resto de la masa de la estrella, que presiona el núcleo desde todas direcciones debido al efecto de la gravedad, mantiene la explosión confinada en su centro. Por eso las estrellas tienen una forma esférica y no de… Bueno, forma de explosión.

Al principio de sus vidas, las estrellas brillan fusionando hidrógeno en sus núcleos para convertirlo en helio. Este proceso libera una cantidad tremenda de energía que eleva la temperatura del resto de la masa de la estrella hasta en una bola de gas incandescente (plasma, para los más quisquillosos) que está tan caliente que brilla con luz propia, igual que un trozo de hierro después de ser calentado por un soplete.

Pero las reservas de hidrógeno son limitadas y,  cuando se acaba, en el núcleo sólo queda helio en el que han estado transformándolo. Las estrellas de tamaño mediano, como nuestro sol, son incapaces de fusionar los átomos de helio en elementos más pesados para producir energía así que, por un instante, la reacción de fusión nuclear que da energía a la estrella se detiene y, sin la resistencia que ofrece la onda expansiva generada en el núcleo, el resto de la estrella se precipita hacia el núcleo de helio con todo su peso, comprimiéndolo. Al comprimirse, el núcleo se calienta y transfiere suficiente calor a sus alrededores como para la fusión de hidrógeno pueda empezar de nuevo en la capa que lo rodea.

Esta capa alrededor del núcleo inerte de helio tiene un volumen mayor que el núcleo original, por lo que produce más energía y, por tanto, una mayor temperatura. Cuando algo se calienta, se expande, así que este incremento en la cantidad de calor producido se traduce en la expansión de la estrella, que empieza a crecer hasta alcanzar un diámetro hasta 400 veces superior a su tamaño orignal. Por este motivo, pese a que el núcleo esté produciendo más energía que de costumbre, ésta tiene que repartirse por una superficie mayor. La superficie de la estrella empieza a enfriarse y adopta un tono rojizo o anaranjado. De ahí que estas estrellas hinchadas reciban el nombre de gigantes rojas.
Sigue leyendo Respuestas (LXII): ¿Qué consecuencias tendrá para la Tierra la explosión en forma de supernova de Betelgeuse, la estrella gigante?

Por qué los gatos siempre caen de pie y cómo lo hacen sin violar las leyes de la física

Pido disculpas anticipadas, estimados lectores. Quería actualizar el blog con una entrada hoy, pero por desgracia no me ha dado tiempo a terminarla, así que el próximo artículo de Ciencia de Sofá llegará el domingo y tratará sobre supernovas y el peligro que pueden (o no) representar para la Tierra.

Mientras tanto, os dejo con otro artículo que escribí para la sección de Teknautas de El Confidencial. ¿Qué tiene la caída de los gatos que hicieron falta simulaciones por ordenador para entenderla? Parece una chorrada, pero el tema tiene chicha. Podéis entrar en el artículo en el que hablo sobre el misterio de la caída de los gatos haciendo click sobre la siguiente imagen:

¿Podemos replicar en la Tierra la fusión nuclear, la fuente de energía de las estrellas?

Otro artículo de vuestro coleguilla Ciencia de Sofá que colgaron el otro día en la sección de Teknautas de El Confidencial. Esta vez he estado hablando sobre la fusión nuclear (no confundir con la fisión nuclear) y los esfuerzos de la humanidad por intentar replicarla en un laboratorio con la esperanza de que, algún día, podamos cubrir con ella nuestras necesidades energéticas. Porque, bueno, al fin y al cabo 1 kg de combustible para la fusión libera la misma energía que 10 millones de kg de combustibles fósiles.

Podéis acceder al artículo haciendo click sobre este práctico invento japonés:

¿Existen mareas en tierra firme?

En la entrada del otro día hablé, en parte, sobre cómo la atracción gravitatoria de la Luna genera las mareas en los océanos “estirando” el planeta entero en su dirección. Pues, bien, resulta que este fenómeno no sólo afecta a los océanos, sino también al resto de la masa rocosa de la Tierra. Es decir, que existen las “mareas terrestres” y el suelo sobre el que estás de pie se mueve arriba y abajo a lo largo del día debido a la influencia gravitatoria del sol y la Luna.

Recapitulemos un momento y recordemos que cuando la marea sube no es porque la Luna esté tirando del agua que queda bajo ella (izquierda del siguiente dibujo) si no que, en realidad, se trata de una consecuencia de la deformación que sufre el planeta entero en el eje sobre el que se concentra una mayor fuerza gravitatoria (derecha).

Como veis en el dibujo la tierra entera se estira, alargándose en el eje en el que actúa la gravedad (donde el nivel del mar subirá) y acortándose en el eje perpendicular (donde bajará). Pero recordemos que el agua, al ser un líquido y no estar anclada a nada, lo tiene muy fácil para adaptarse a la forma que impone la gravedad sobre nuestro planeta. Como el volumen de la Tierra es en su mayor parte rígido, el efecto en tierra firme de las fuerzas que provocan las mareas oceánicas es mucho menor. Para nosotros, los organismos vivos terrestres, este fenómeno resulta imperceptible. Y menos mal: en un mundo donde el suelo bajo nuestros pies subiera y bajara varios metros a diario, seguramente la civilización tal y como la conocemos hubiera evolucionado de manera bastante diferente.

Pero que no lo notemos no significa que no ocurra. De hecho, el suelo sobre el que nos encontramos puede llegar a levantarse y bajar varias decenas de centímetros diarios, según la posición del sol y la Luna respecto nuestro planeta.
Sigue leyendo ¿Existen mareas en tierra firme?

Respuestas (LXI): El descubrimiento de Urano, congeladores en la Antártida y mareas en un vaso

Hoy toca ronda de respuestas, que tengo la sección un poco abandonada y quería ponerme un poco al día con las preguntas que me mandáis por e-mail.

La primera pregunta la vi en Facebook y apareció a raíz de la última entrada que publiqué. Sí, vale, sé que acabo de decir que respondería a las preguntas que me mandáis al correo electrónico, pero es que estaba perfectamente planteada para la sección de respuestas.

O sea (por si por algún motivo no podéis ver la imagen), ¿si Urano es visible a simple vista, por qué no se descubrió hasta el siglo XVIII?

Y esta es una pregunta muy curiosa porque, por su aspecto, los planetas no pueden diferenciarse a simple vista de las estrellas (excepto por el hecho de que, al contrario que las estrellas, los planetas no titilan). No puedes ver el disco de un planeta cargado de detalles simplemente mirando al cielo sin ayuda de un telescopio porque lo único que vemos al levantar la vista por la noche son un montón de puntos brillantes en el cielo.

Sin los nombres, en esta imagen no tendríamos manera de distinguir qué cosas brillantes son los planetas y cuál es la estrella (Spica). (Crédito: Peter Wong/EarthSky)

¿Por qué podemos ver galaxias lejanas con detalle, pero no Plutón?

Desde que la sonda New Horizons llegó a plutón hace un par de semanas, me estuve fijando en las secciones de comentarios de los medios que publicaban la noticia. Por supuesto, no han faltado a la cita quienes afirman que es todo un montaje y que no hay ninguna sonda en Plutón o los que se inventan irregularidades en las imágenes y dicen que la NASA nos está intentando ocultar algo. Pero encontré una pregunta que se repetía bastante entre los escépticos de la New Horizons que me pareció interesante: ¿cómo es que los telescopios nos permiten ver galaxias lejanas con tanto detalle, pero no pueden tomar imágenes decentes de Plutón, que está mucho más cerca?

Para ponernos en contexto, esta es la mejor foto de Plutón y su sistema de lunas que el telescopio espacial Hubble había conseguido captar hasta ahora:

(Fuente)

Y luego tenemos imágenes de galaxias de este estilo:

(Fuente)

En comparación, las imágenes de Plutón dejan bastante que desear, y eso que las galaxias se encuentran muchísimo más lejos que nuestro planeta enano favorito. Pues veamos por qué nos cuesta tanto observar cosas relativamente cercanas desde la Tierra. Vamos a hablar del brillo y el tamaño aparentes de los cuerpos celestes.
Sigue leyendo ¿Por qué podemos ver galaxias lejanas con detalle, pero no Plutón?

El misterio de las salamandras extremadamente tóxicas

Después de que durante varios meses me insistierais en que debería probar de hacer vídeos, de un vídeo de prueba con el que me motivé demasiado e invertí una cantidad de tiempo desproporcionada para al final dejé a medio hacer porque no quedaba bien,  de comprar aparatos decentes para grabar y tener problemas con el micrófono durante una semana… Aquí tenéis por fin lo solicitado.

El vídeo trata sobre las salamandras de piel rugosa, una especie de salamandra que contiene unas concentraciones altísimas de tetrodotoxina en su piel, suficiente para matar a una docena de seres humanos. ¿Para qué quiere tanto veneno un animal que no tiene depredadores tan grandes? La explicación podría no ser la que está más aceptada. En fin, espero que os guste el vídeo. Prometo que en el futuro los haré más cortos y estarán mejor editados.

 

ACTUALIZACIÓN [01/08/2015]: Muchas gracias a todos por el feedback. Vistos los comentarios, quería hacer una aclaración: no pienso dejar de escribir los textos de siempre.

Iré haciendo algún vídeo de vez en cuando para ver qué acogida tienen (no sólo entre los lectores actuales, sino también entre un público potencialmente nuevo) a medida que vaya aprendiendo a grabarlos y editarlos mejor, pero no para sustituir lo que llevo haciendo hasta ahora, sino como un añadido para dar variedad.

¡Muchas gracias por seguir Ciencia de Sofá!

¿Qué pasa si me caigo en un agujero negro?

Los agujeros negros traen a todo el mundo de cabeza, y no es para menos. Las leyes de la física no nos sirven para describir lo que ocurre en el centro de estos cuerpos infinitamente densos y pequeños, así que es normal que mucha gente se pregunte qué nos pasaría si se nos ocurriera acercarnos demasiado a alguno de ellos. Al fin y al cabo, ¿de qué macabra manera podría terminar con nuestra vida algo que lleva al extremo las leyes de la física?

Vamos a repasar la “anatomía” de un agujero negro antes de abordar la cuestión.

Como comentaba en esta otra entrada sobre el choque entre dos agujeros negros, para que un agujero negro te arrastre hacia su interior sin remedio tienes que acercarte mucho a él. Es decir, que esa imagen Hollywoodiense de que, nada más entrar en su dominio gravitatorio, un agujero negro te absorberá como una aspiradora sin que puedas hacer nada para evitarlo  no tiene ningún sentido.
Sigue leyendo ¿Qué pasa si me caigo en un agujero negro?